Aumento de pecho: una cirugía segura, rápida y cada vez más demandada

mujer feliz con aumento de senos

Foto de Istockphoto.com

 

El aumento de pecho es la operación de cirugía estética más demandada por las mujeres de nuestro país. Cada año se realizan alrededor de 18.000 operaciones de mamoplastia. La mayor parte de las mujeres que no se sienten cómodas con su pecho es precisamente por su tamaño, generalmente porque es pequeño. Aunque se trata de una operación común y también segura es importante buscar toda la información sobre el aumento de pecho necesaria y ponerse en manos de un equipo médico profesional con gran experiencia.

El deseo de aumentarse el pecho responde a muchas causas y es un planteamiento que especialmente se hacen las mujeres jóvenes, tanto en aquellas con hipoplasia, pecho pequeño, desde la pubertad como en las mujeres que pierden volumen en los pechos después de un embarazo.

La confianza en este tipo de operaciones ha aumentando debido a los avances médicos en esta disciplina y a los buenos y duraderos resultados que tienen las cirugías de aumento de mamas. Además, la recuperación es rápida aunque la paciente debe comprometerse con ella y estar durante un tiempo sin realizar esfuerzos, además de acudir a las revisiones necesarias. Hace algún tiempo este tipo de cirugías se disparaban en verano, ahora los doctores reciben pacientes durante cualquier época del año.

Mamoplastia: el proceso y el tipo de implante

Cuando acudas a la visita con tu doctor es importante que le traslades todas tus dudas para conocer de primera mano el procedimiento. Antes de la intervención se lleva a cabo una simulación para comprobar cómo quedaría el nuevo pecho en tu cuerpo, pues cada silueta es diferente.

mujer descansando feliz

Foto de Istockphoto.com

Es fundamental la comunicación con el doctor ya que juntos decidiréis el rango de volúmenes y el tipo de implante, siempre buscando un resultado natural, seguro y no excesivo. El objetivo es que la paciente se encuentre a gusto tanto en el momento de la operación como en el futuro, a largo plazo.

Existen dos tipos de implantes, los redondos, que llenan más el escote y son más abultados por la parte superior y los anatómicos, que llenan menos el polo superior por tener una forma de gota o pera. Estos últimos tienen un resultado más suave y natural, especialmente el mujeres delgadas o con poco pecho.

Una de las preguntas más habituales es el tiempo de duración de las prótesis. A día de hoy no se establece una fecha de caducidad y en muchos casos no es necesario cambiarlas, siempre y cuando en las revisiones periódicas por ecografía y resonancia el aspecto del implante sea el adecuado.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*