Las mascarillas de tela: la mejor opción ante el Decreto del Gobierno

mascarillas para mujer

Foto de Istockphoto.com

 

La pandemia mundial provocada por el coronavirus ha provocado que las mascarillas hayan entrado en nuestro día a día como una indumentaria más de las personas.

Desde el 21 de mayo, el Gobierno de España decretó la obligación del uso de las mascarillas en espacios cerrados y en espacios abiertos donde no se pueda mantener una distancia de seguridad de, al menos, dos metros entre personas. Al menos, ante nuevo aviso, será obligatorio mientras dure la desescalada a la nueva normalidad.

Esta situación ha hecho que muchas personas se planteen invertir su dinero en mascarillas que no sean de solo un uso.

Se plantean desechar la compra de mascarillas quirúrgicas ya que su duración se reduce a cuatro horas.

En este aspecto, varias empresas han enfocado su negocia a la producción de mascarillas de tela, que, al ser lavables, tienen una duración más amplia. Una de estas empresas es Cencibel.

mascarilla bandera de españa

Foto de cencibel.es

 

Dedicada desde hace más de treinta años a la venta de productos textiles para hombres, tales como corbatas, pajaritas o cinturones, esta empresa española se ha visto en la necesidad de diversificar su producción hacia la creación de mascarillas de tela durante los últimos meses.

La variedad que ofrece en sus diseños es muy amplia. Incluyendo una cartera de productos con diferentes categorías. Entre ellas se encuentra la mascarilla bandera de España, la mascarilla POP y la mascarilla LIBERTY, entre más productos.

Las ventajas de las mascarillas de tela que Cencibel ofrece al mercado son numerosas.

  • En primer lugar, se trata de mascarillas, tanto para adultos como para niños, que son reutilizables y homologadas.
  • En segundo lugar, están fabricadas con algodón orgánico, lo cual reduce las irritaciones en las zonas donde tiene contacto con la piel e incrementa la confortabilidad.
  • En tercer lugar, son respetuosas con el medio ambiente, ya que, al no ser de usar y tirar, permite una considerable disminución de los residuos.
  • En cuarto lugar, su modo de fabricación y su composición garantiza que puede ser usada frente al COVID-19 después de hasta veinte lavados. Después de ese tiempo, puede hacerse uso de ella para otros motivos como la alergia.

De esta manera, se puede concluir con que, ante la incertidumbre de los meses que están por venir, conviene adquirir e invertir algo más de dinero en una mascarilla que pueda ser usada durante largos períodos de tiempo y que, además, sea respetuosa con el medio ambiente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*