¡Pon a punto tus pies!

cuando ir al podologo

Foto de Istockphoto.com

 

No sé si pensaréis que estoy loca o creeréis que es una cosa totalmente normal pero en 32 años no había ido nunca al podólogo… ¡Y vaya descubrimiento!

El caso es que llevo un tiempo que al final del día los pies me matan me ponga lo que me ponga… Tacones, cuñas, bailarinas… Estaba preocupada y antes de dejarlo pasar decidí ir al podólogo! (En mi familia tengo muchos parientes con juanetes)

¿Qué es lo que te hacen en el podólogo?

Lo primero que ye hacen es ponerte los piececitos en remojo, con un poquito de espuma y masaje. Después, una vez secos, te los miran y ven si tienes durezas, callos y las típicas cosas horrorosas que salen en los pies.

En mi caso, me comentaron que la planta poco a poco va perdiendo la grasa a causa del desgaste y que por eso es normal que cada día nos duelan más los pies con cualquier calzado. Por eso, me recomendaron usar plantillas de silicona, sobre todo para calzado que tenga la suela finita como son las bailarinas o los tacones sin plataforma, ya que el pie amortigua la mayor parte de impacto con el suelo.

podologo opiniones

Foto de Istockphoto.com

 

Además, me quitaron durezas de talones y también me arreglaron las uñas. Revisan que te las hayas cortado bien y te las pulen para evitar la tonalidad amarillenta que adquieren después de todos los días que he estado pintándomelas. Esto te ayuda a que “respiren” y a que estén más bonitas! Y además, así recuperan el color blanquito que deberían tener!

Consejos: hidratar a diario nuestros pies con cremas de urea, que hidratan mucho más y prestarle también atención a las uñas, que también necesitan hidratación!

Con estos cuidados, no hay bailarina ni taconazo que se me resista. Ya os contaré qué tal estos días. Prueba de fuego para el podólogo.

Y vosotras, ¿cómo os cuidáis los pies?, ¿les prestáis la misma atención que a otras partes del cuerpo? ¡Quizás sean los grandes olvidados!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*