Facilitar querer ser sostenibles

Seguimos hablando de iniciativas que plantean de forma real que la sostenibilidad es posible.

Ciertamente es una carrera de fondo, pero es posible.

Maripuri vertical

Maripuri Tijeritas: Colección niñ@s 2016: orbela

En mi reciente estancia en Argentina y Uruguay he tenido la suerte de conversar con Susana Saulquin, directora de la cátedra de Sociología de la Moda en la Universidad de Buenos Aires. Para ella “el sistema integrado de la moda tal como se desarrolla y conoce en la actualidad está en los comienzos de su desarticulación” (Saulquin, 2014, p.11). De esta forma lo expresa en su libro “La muerte de la moda, el día después”, y en nuestras conversaciones personales llegábamos a la misma conclusión. Es necesario un cambio, pero hay que ayudar a realizarlo. Me gusta comentar que “200 años de Revolución industrial no se van en dos días”.  Desde el mundo académico sentimos la responsabilidad de poner en circulación las ideas que puedan ayudar a canalizar una nueva forma de pensar y de consumir moda.

Susana Saulquin peq

Foto: Susana Saulquin con la autora del post, la víspera de la presentación del libro “Vestir un mundo sostenible”

en la  Editorial Lid Argentina, publicado el pasado mes de mayo  en Buenos Aires (Argentina).

Es evidente que tal como lo hacemos ahora da dinero, favorece el crecimiento económico, cierto. Pero, la pregunta es ¿a todos? ¿Dónde queda el valor de la solidaridad? Llevo dos meses explicando que ha llegado el momento de pasar de la teoría a la realidad. A la práctica. Los cambios estructurales – fruto de un cambio de mentalidad- que exige el sistema de la moda comienzan por hacer de modo diferente la forma que hasta ahora tenemos de consumir moda.

Una opción que entra por los ojos es la campaña de Maripuri Tijeritas sobre ropa interior para niños. Claramente es una apuesta que impacta tanto en el público infantil como en el adulto. La educación es el camino a seguir para lograr el cambio de mentalidad. Los “nativos sostenibles” también se construyen. Y en este proceso la comunicación juega un papel esencial, esencialmente porque todo es comunicación. La configuración de las ideas en la sociedad entra a través de la comunicación, nuestro mundo es multipantalla y ahí , en las pantallas es donde se gana la batalla de la sostenibilidad.

Foto: Maripuri Tijeritas: Colección niñ@s 2016: orbela

 

Otro ejemplo de pequeños pasos en la creación de conciencia sostenible desde los más pequeños, es Cleoveo y su propuesta de audio-libro. A cada nuevo suscriptor le regalan un cuento para bebés. Pero lo más importante es que escribimos e ilustramos con mucho cariño para nuestro hijo Leo“. Al margen de la materialidad del producto lo verdaderamente importante es que esta mamá hace negocio al mismo tiempo que cuida a su hijo y facilita la vida de los demás padres y madres. Aunque sea un pequeño paso, es alentador para otras muchas mamás que se encuentran en situaciones similares. Donde “conciliar” es bastantedifícil.

Foto de la izquierda: Cleoveo acaba de lanzar un audio-libro a través de una presentación muy atractiva.

 Hemos hablado de como las marcas pueden colaborar en el proceso hacia la conciencia sostenible desde la comunicación como lo hace Maripuri Tijeritas, desde la atención al cliente como lo hace la marca Cleoveo, pero normalmente cuando pensamos en “sostenible” la mente se nos va sola hacia los procesos. Para ello me voy a servir de de dos marcas Etikology y Elisa Muresan.

En el caso de Etikology ( foto de la derecha) precisamente, no voy a destacar lo que cualquiera que sienta curiosidad puede encontrar a través de su página web. Allí, nos explican con detalle las técnicas que aplican para lograr que sus materias primas sean sostenibles. Para mí, lo más importante es la calidad humana del equipo. Resultan un ejemplo claro de que la sostenibilidad no depende solamente de los materiales y procesos, sino de las personas. Una marca no es sostenible si solo busca que los productos que la representan lo sean. La clave está en las personas. Y en Etikology suponen un componente esencial. Yo diría que más que por los procesos, Etikology es sostenible porque es un equipo humanamente sostenible; porque intentan vivir los valores que proponen. Y esto, se trasluce a través de la marca y de su atención al cliente.

El caso de Elisa Muresan, pone de manifiesto el amor por las cosas bien hechas y la implicación del equipo. Hay un dato muy significativo. Personalmente, valoro mucho la actualización de las redes sociales como canal de venta. En este caso, es continuo. Las ediciones limitadas de sus productos hace que el flujo de producción sea equilibrado asegurando la exclusividad y una intensidad alta en la experiencia de compra.

Elisa Muresan

 
Fuentes documentales:

Saulquin, S. (2014). La muerte de la moda, el día después. Buenos Aires: Paidós.
Muresan, Elisa. https://www.facebook.com/ModaElisaMuresan/videos/1453347968030580/
Etikology. https://ytchannelembed.com/video.php?id=JTJZgKvxmEw#.WyV1saczY2w
1 comentario sobre: “Facilitar querer ser sostenibles”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*