El lujo me llama

El lujo está llamando a nuestra puerta. ¿Le vas a dejar entrar?

David Millan Planelles hace un amplio análisis a partir de un enfoque estratégico del lujo. Interesante para entender el lujo hoy, ante un cambio de paradigma del consumo y del consumidor.

“La lógica más aplastante diría que mal negocio es aquel de vender algo que nadie requiere. Sin embargo, al calor de los excelsos resultados de las empresas del sector, sabemos que hoy, ciertamente, el lujo sí es un buen negocio.

Estas firmas son un ejemplo empresarial atípico, en que el éxito y las mayores ventas entran en conflicto con la exclusividad prometida. Estamos ante productos
que se distinguen, por ejemplo, en la forma en que se conciben y fabrican, en la manera en que se distribuyen y en la relación que establecen las marcas con el cliente. Tales aspectos, junto con otros que se desvelarán más adelante, implican que competir en el mercado del lujo no sea una tarea sencilla”.

 

Collages2

Foto: Tania & Vincent © Cartier

 

Coco Chanel: “El lujo es una necesidad que nace donde la necesidad acaba”

 

Collages1

Foto: Tania & Vincent © Cartier

“Precisamente, estas diferencias parecían hacer pensar que la gestión de empresas de lujo estaba al margen del conocimiento que aportaba la dirección estratégica empresarial. Es cierto que el “saber hacer” distintivo y la exclusividad del producto son condiciones necesarias para competir en este mercado. Sin embargo, este hecho no supone un requisito suficiente para garantizar la sostenibilidad de una empresa a largo plazo. No comprender esta diferencia ha provocado que, durante los últimos 30 años, muchos negocios hayan sucumbido al afrontar situaciones de cambios en su estructura organizativa, en el entorno competitivo, en el perfil del cliente, así como ante variaciones de clase tecnológica. Sea como sea, las empresas de lujo, como todas las compañías, han de definir su estrategia y hacer frente a los retos competitivos.

 

Fotos Cartier

 

Foto: Vincent Wulverick © Cartier 2014

Hoy más que nunca conviene dotar de perspectiva a los excelsos resultados de algunas firmas, y comprender que formar parte del mercado al que nos referimos necesita un sólido sentido empresarial”.

El mismo autor fija la mirada en la antropología, en la persona. El razonamiento aislado del lujo no nos permitirá comprenderlo en toda su extensión. Por eso dice, “solo chocando con la razón podremos avanzar”.

 

 

 

 

Fuentes:

David Millán Planelles
Profesor de Estrategia y de Dirección estratégica en industrias
de lujo en el IE Business School. Fundador de Millán&Co

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*