Puntadas de lujo asequible

Puntadas de lujo asequible. Cada vez es más frecuente encontrarnos con marcas ejemplo de lujo asequible. En este caso es Glibayi  una marca que  tiene un compromiso social. Me encanta localizar este tipo de realidades que huyen del victimismo y del clima de queja pasando a la acción. Soy de la opinión de que el mundo que nos rodea mejorará en la medida que lo hagamos nosotros.

Detrás de Glibayi hay tres emprendedores Teresa, Marcos y Borja,  concienciados con la actual situación de dificultad que padecen ciertos sectores de la sociedad. Es por ello que en Glibayi acompañan su crecimiento con un compromiso social y ecológico significativo, que esperan incrementar con el paso de los años.

En la actualidad, más de la mitad de la producción se realiza a través de “A Puntadas”, una empresa social que emplea a mujeres en riesgo de exclusión social.  La gran mayoría de sus productos están confeccionados con algodón orgánico, que cuenta con la certificación GOTS. Y  el  proceso de fabricación y venta se lleva a cabo íntegramente en España.

 

 

El concepto de lujo hoy ha cambiado. El carácter de exclusividad que tiene el lujo pasa por la privacidad de lo individual. Por la experiencia de ejercicio del valor de la  responsabilidad que aporta el uso de determinadas prendas. Esta marca de reciente creación es un ejemplo de lujo asequible por la sostenibilidad y aportación social que conlleva.

El mes pasado nos proponía un  culotte y vestido Camilla de Glibayi, a juego con las bailarinas rositas de Zara kids y la bombonera de Mango kids y por supuesto los pendientes Tous Bear. No nos podía faltar la camiseta con los peucos de Glibayi para ver más cómoda la peli de Frozen acompañada del sonajero de jirafa de Zara Home Kids.

“A Puntadas” – Programa de Reinserción de Mujeres

Muchas de las líneas de producto ofertadas por Glibayi son producidas por la empresa social “A Puntadas”, un taller acogido al Programa de Reinserción de Mujeres.  En “A Puntadas” se ofrece a mujeres en riesgo de exclusión social formación en confección textil, además de un trabajo remunerado, permitiendo su integración en el mercado laboral.

Responsabilidad con el medio ambiente y el medio social

Como he citado antes, gran parte de nuestra producción se realiza con algodón orgánico, obtenido bajo las normas GOTS (Normas Textiles Orgánicas Globales). El objetivo de dichas normas no es otro que asegurarse de que todo el proceso, desde la recogida de la materia prima hasta el consumidor final (en este caso, el taller), se efectúa de una manera responsable, tanto con el medio ambiente como con el ámbito social ( www.global-standard.org/es).  Hace poco me hacían reflexionar sobre la conveniencia o no de las certificaciones. Es indudable que no hay calidad sin control, las certificaciones aseguran que las normas se están cumpliendo. La evaluación externa aporta credibilidad.

Y para “la vuelta al cole”  apuestan por  la Ranita Rimbo de Glibayi, la pajarita Kade y los mocasines náuticos de antea juego, de Mango. La mochila de Herschel. Y para la siesta, metemos en la mochila nuestro Body “Me gusta este Big World” de Glibayi.

Su filosofía lo dice todo: en Glibayi no existe el “no”, sólo el “yes, baby!” Lo mismo que digo “yes” al estilo David Christian  propuesto por Con dos tacones.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*