¿Tenemos dress code criteria ?

¿Pero qué necesidad había? Este es el título de un artículo de Tamara Montero, en el suplemento Ya es sábado de La voz de Galicia,  del 14 de junio. Aludiendo a la de barbaridades estéticas que se realizan con el único argumento de lo fashion...

Me ha encantado la reflexión que hace sobre la capacidad de asimiliación que tenemos los seres humanos. O como ella dice “las personas humanas” con lo que ello tuene de reiteración…pues una persona solo puede ser humana… Salvo que siga el criterio de cierta aficionada a la política que pasó por el panorama nacional a la que le dio por decir que los fetos no lo eran…en fin.

Por lo que a la moda nos afecta, como dice Tamara Montero, hay verdaderos monstruos en las pasarelas y fuera de ellas. Y sobre todo cuando llega el verano. Nuestras calles se llenan de un espectáculo  expositivo.

Desde aquí hago una llamada para favorecer la correcta ubicación de las prendas en los lugares y momentos oportunos.

En estas imágenes encontramos a una guapísima y estilosa  Alba Martínez con un outfit playero.  El calificativo nos está indicando  el lugar oportuno para su uso, la playa y aledaños. Pero no creo que nadie se lo hubiese puesto para el acto del Congreso de los Diputados en el que ha tenido lugar la proclamación del Rey Felipe VI.

Alba, de Gomode. Foto: Ignacio Sancho.

Alba, de Gomode. Foto: Ignacio Sancho.

Alba de Gomode, Foto: Ignacio Sancho.

Esta es una de mis fotos preferidas, la suelo usar en mis clases desde que se produjo el hecho. En su momento comenté a mis alumnos que se fijasen , ya que pronto verían las pasarelas llenas. Efectivamente en la siguiente temporada Chanel desfiló con  ellos y ahora hacen furor los ” Epic Fail”.

Y yo me pregunto con Tamara ¿Realmente tenemos necesidad de ser esclavos de las tendencias? ¿Hasta donde hacemos dejación de nuestra personalidad?

“Esperanza Aguirre compareció ayer con zapatos y calcetines blancos y ropa prestada para relatar el drama vivido en Bombay”. Foto: Reuters.

¿Por qué no somos capaces de marcar la diferencia?

Estamos al comienzo de la temporada estival las calles y el calor son aliados perfectos para bajar el estilo personal. Lo perdemos todo cuando llevamos las prendas en el lugar espacio-temporal que no toca… bajo mi punto de vista mostramos todo el desorden que llevamos dentro.

Me alegré, cuando el Ayuntamiento de Barcelona prohibió ir con el torso descubierto por la calle y el de Málaga, prohibió a los taxistas ir en bermudas.  De la misma forma que a ningún ejecutivo se le ocurriría hacerlo para ir a firmar la operación de su vida…Las demás profesiones tampoco podemos permitir que el prestigio quede sepultado por no llevar el dress code adecuado.

 

Para comenzar recomiendo los 20 bañadores  que  nos presenta La cle privée  con los que  aparcar el bikini. Y su maravillosa colección de sobreros para acompañarlos.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*