Change in the fashion?

Sí, sí  ¿se producirá un cambio en la forma de afrontar la comunicación de moda?

www.fotosimagenes.org/imagenes/project-runway-latin-america-4.jpg

Dice el analista Ángel Román: “el valor no reside en lo económico, sino en la inteligencia“.

Cada momento que pasa me convenzo más de esta realidad. Sobre todo porque para los que estamos en comunicación de moda es un reto. Transmitimos imagen, una imagen que en la mayoría de los casos indica una posición económica y refleja un valor aspiracional.

 

www.fotosimagenes.org/imagenes/project-runway-latin-america-1.jpg

Seguramente no tendremos el poder adquisitivo suficiente para alcanzar determinadas marcas. Pero imitaremos el estilo para manifestar dicho anhelo.

Es serio el papel que tenemos en la sociedad viralizando los valores es través de los modelos que transmitimos o seguimos.

Enrique Dans en su libro “Todo va a cambiar” publicado por Deusto, muestra la evidencia del cambio y de sus consecuencias. Sus costes, sobre todo para aquellas personas que se han resistido  a el.

Especialmente recomiendo el cap 9,  donde trata sobre el neohumanismo.

El futuro de la moda está en las ideas. Y el de la comunicación de moda también . Y las ideas no se improvisan, sino que se cultivan y alimentan. Hay que hacerlas crecer.

La producción  digital de moda depende en gran medida de estas ideas.  Lo más inteligente es escuchar las señales de aviso. La realidad de la moda está injertada en una sociedad hiperconectada…y la comunicación de moda o se adapta a esa realidad o desaparece.

www.todovaacambiar.com

 

Aprovecho para recordar que el próximo jueves estaré en Cafedigital en Neofm.es para hablar de blogs de moda. Os espero.

 

Must have de post:

galandena

thestylerack

 

 

2 comentarios sobre:
“Change in the fashion?”
  • Lourdes, estoy de acuerdo en que nuestra forma de vestir indica muchas cosas, pero no creo que el hecho de imitar las creaciones de los grandes modistos signifique anhelar poder consumir ese tipo de moda.
    Creo que hay una cierta estética y una forma de manifestar la forma particular que cada uno tenemos de adaptarnos a la sociedad y de aceptar o rechazar las cosas.
    Por ejemplo, a mí me encantan los bolsos de Hermès, pero aunque estuvieran a mi alcance nunca me gastaría tres mil euros en una pieza que podría conseguir de manos de un buen artesano de Ubrique por doscientos, la diferencia radica en el prestigio, la exclusividad y el lujo de la marca. El hecho de tener un bolso de esas características no me aporta nada, yo no voy a ser una pizca mejor, ni más valiosa por tenerlo, pero si su diseño me gusta y llevo uno similar – no hablo de una falsificación, sino de uno de esos modelos que se han convertido en clásicos universales – no estoy anhelando tener un Kelly, sino llevar un bolso que me parece bonito.
    Me quedo con la curiosidad del capítulo que citas sobre el neohumanismo, en cuanto pueda le echo un vistazo.
    Me gusta el nuevo formato de los blogs, me parece más claro y accesible.
    Besos y perdón por enrollarme tanto

  • Pingback: mktfan.com

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*