gotas de inteligencia, audacia y seducción

La belleza no se conceptualiza, sino que se percibe.

No podemos prescindir de que  el canon de belleza se ideó en Grecia. La belleza se entendía como el resultado de cálculos matemáticos, medidas proporciones y cuidado por la simetría y se basaba en el binomio de que lo bello es igual a lo bueno (Pérez Parejo, 2006).

Polícleto, con su máxima de que la altura del ser humano es igual a siete veces la altura de la cabeza y Platón, que hablaba de la belleza como el nombre común de las cosas bellas y que tenían una armonía en sus proporciones por lo se percibía desde un punto de vista objetivo, junto con  Aristóteles, que aseveraba que sobre la belleza deciden la dimensión y la proporción, son claros exponentes.

Para  nuestros contemporáneos entre ellos, Fanjul,  la belleza es un  “conjunto de características que hacen que el aspecto físico de una persona resulte muy atractivo. Algunos autores califican la belleza como el resultado del proceso mental que resulta de comparar a cada persona que vemos con un ideal inexistente que representa su paradigma estético, por tanto, cuando más se aproxime a él, más bello será. Sin embar-go, el ideal de belleza cambia según culturas y épocas”.

(90 – 60 – 90)

Actualmente  el canon femenino tiene, según Pérez Parejo (2006), “una fórmula clave: el culto a la imagen. Se trata de una figura esbelta, altura superior a la media, apariencia deportiva sin incurrir en lo atlético ni excesivamente musculoso, piel tersa y bronceada, ojos grandes, nariz pequeña, boca grande y labios gruesos, medidas publicitarias (90 – 60 – 90), senos firmes, simétricos y sólidos, vientre liso, pelo largo, piernas largas y torneadas, natural, y, sobre todo, tener menos de treinta años. La eterna juventud se ha im-puesto en la estética: la figura firme, la forma intacta y el resto de la vida por de-lante para cumplir los grandes sueños. Éste es el patrón del siglo XXI del que se bene-ficia el mercado”.

En este mercado  la moda como fenómeno tiene un protagonismo singular, social, económico y mediático y cuyo valor no puede ser ignorado como industria ni como influyente sistema cultural.

Moda y comunicación no se pueden separar. Consumo + publicidad + relaciones públicas (Grupo de Análisis de la Comunicación, 2008).

Aunque “no tiene nada que ver con la elegancia, y sí con el precio y el tiempo. La moda no tiene sólo que ver con la vestimenta, ni siquiera sólo con la imagen o apariencia. La moda es la manera en que los procesos devienen obsoletos sin que haya ninguna razón funcional para él” (Eguizabal).

Gallego presenta una visión d ela belleza en las revistas de moda que me ha llamado poderosamente la atención:

“cualquier publicación propone modelos de mujeres con los cuales aquéllas debieran identificarse. La revista femenina presenta un modelo de mujer adorno útil –la belleza y juventud por encima de todo-, aderezado claro está con gotas de inteligencia, audacia y seducción”

Créditos:

María José Pérez Serrano y María Romero Calmache:, El mercado mediático de la belleza

Fotografía: Mario Lomas

facebook.com/dewerf.photo

Modelo: Anneka @ Uno Models http://www.unobcn.com/modelos.aspx?c=5
Estilismo: Zinnia Guzmán http://www.facebook.com/zinnia.guzman.stylist
Maquillaje y Peluquería: Cruz Gómez http://www.facebook.com/cruz.gomez.estilistas
Vestuario: La Modethêque Madrid http://www.modetheque.com/

Amentha entra 

 

®

Felicito especialmente a Paz Solís que ha alcanzado la categoría de Editora Jefe!!! Un buen ejemplo para todas y todos!!!

pazsolisfashionandlife

quieneslamasbella

IMG_4096-low

ank_08

 

 

 

 

 

 

 

 

cinderella003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario sobre: “gotas de inteligencia, audacia y seducción”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*