Indigente pero fashion

Me ha sorprendido, buscando datos sobre el tema, encontrar un blog  donde la autora se hace llamar “indigenteperocursi”... me ha hecho pensar bastante… prefiero omitir el post que se refiere al tema, por considerarlo bastante ácido  y fundamentalmente porque sin desdecir la realidad que comenta, me desvía del tema…

O el indigente chino “Brother Sharp”, de 34 años que se ha convertido en un verdadero icono de moda que inspira a la pasarela.

sharp 4

sharp 2

sharp 5

El sentimiento fashion, tiene un  carácter universal  no depende de los medios que tengamos para adquirir la ropa.

Esto es algo muy importante, que nos remite a la realidad de lo bello y lo bueno.

Todo esto nos tiene que hacer pensar en los medios que  están a la altura de nuestra mano para favorecer la sostenibilidad de la moda, sin mirar a otro lado.

Están surgiendo alternativas  que van desde el «hazlo tú mismo» (DIY-Do It Yourself-),  pasando por la  «reforma» de nuestro vestuario y la creación de grupos de  costura y tricotado (Stitch & Bitch), hasta proyectos de hacktivismo, macrotendencia prevista para 2014 y eventos basados en el cortar, coser y hacer –como  los desarrollados por Otto Busch con su «Reform Project»–, que  cuestionan el sistema moda.

“Las grandes empresas han dando pequeños pasos en  esa dirección (incorporando a su producción algodón de comercio  justo y poliéster reciclado, por ejemplo), para responder a una demanda, pequeña pero significativa, de unos consumidores que  poseen cierta conciencia medioambiental”.

 H & M  lanzó en 2011 su  campaña «Conscious collection»  o el de C & A que, desde 2007, vende algunas prendas de algodón  orgánico. Ésta y otras marcas han repartido en diversas ocasiones  información sobre cómo cuidar la ropa para hacerla más duradera.

Por su parte, Kenzo lanzó, en la primavera de 2011,  «Kenzo Doll», una colección «vintage» –a un precio más bajo  de lo habitual en esta firma pero en edición limitada– realizada a  partir de telas sobrantes, es decir, del reciclaje, como ya hiciera  anteriormente Yves Saint Laurent.

Todo esto puede ser sólo parches en un sistema  moda que tiene que transformarse en su totalidad, empezando  por un consumo inconsciente y  desaforado que se desenvuelve de espaldas a cualquiera de las consecuencias sociales  que provoca.

Kate Fletcher, diseñadora y consultora británica, especializada en moda sostenible opina que “La moda se está devorando a sí misma»,

Desde su punto de vista, este campo del diseño se ha desconectado  de los temas clave de nuestro tiempo: el cambio climático, el consumo y la pobreza.

“La moda está preocupada por triunfar en la calle y en las pasarelas, crea productos que «refuerzan las desigualdades, explotan a los trabajadores,  estimulan el uso de los recursos naturales, incrementan el impacto  medioambiental y generan residuos», asegura Fletcher, para quien  este comportamiento responde, sin duda, a las presiones de un  consumo cada vez más rápido y barato, a la búsqueda de novedad  y a una constante reformulación de la identidad, que nos dañan  tanto a nivel individual como colectivo”.

El Institute of Manufacturing de la Universidad de Cambridge en 2006, publicó  el informe Well Dressed en el que se  indicaba que “en  Gran Bretaña, la compra de ropa se había incrementado en más de  un tercio y que, de los 35 kg. de textiles consumidos por persona y  año, tan sólo el 13 por ciento se reutilizaba o reciclaba, entre otras  razones porque el precio de la ropa se ha reducido notablemente”.

La moda sostenible, como alternativa de diseño, se plantea llegar a la raíz y provocar transformaciones que sean  realmente significativas.

Demanda un reemplazo de la cantidad  por la calidad, un giro de lo global a lo local, del consumir al hacer  o, en palabras de Kate Fletcher, «de la ilusión a la imaginación, del  consumo de los recursos naturales al aprecio del mundo natural»

En el  mundo de la moda,  el objetivo debe ser alejarla tanto del  elitismo de las pasarelas como del patrón de consumo actual, tteniendo en cuenta que ésta ocupa un lugar crucial en nuestra cultura porque es parte del comportamiento humano y  posee un valioso  poder creativo.

Se trata de   encontrar un equilibrio con el medio ambiente y de incorporar valores sociales positivos.

Estos días he oído a una economista afirmar no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época…

No es sólo adquirir menos ropa  sino de cambiar nuestra percepción de ella, las ideas sobre su diseño, los materiales y los modos de producción, con el objetivo de que vayamos abandonando un tipo de relación (con la moda en general) que, a día de hoy, resulta destructiva para el medio ambiente y las personas.

Algunas de las principales propuestas de la moda sostenible son:

-  Observar cómo actúa la Naturaleza y seguir algunos de los principios que la rigen: cooperación, simbiosis y eficiencia.

- Trabajar sobre aspectos presentes en ella tales como la ligereza, la flexibilidad y la diversidad como modo de contrarrestar el poder de una industria dominada por la estandarización  que hace que todos vayamos vestidos iguales.

-  Un cambio en los materiales empleados, de las fibras artificiales a las naturales como el algodón orgánico, la lana, el lino o el bambú y una transformación en los modos de fabricación, con productores más pequeños pero más flexibles.

Según  Fletcher,  moda sostenible= “se trata de una relación fuerte y atenta entre el consumidor y el productor. Se trata de producir prendas de vestir que inicien un debate, apelen a una significación profunda o necesiten del usuario para terminarlas con pericia, imaginación o estilo. Se trata de diseñar piezas de confianza y capacidad de inducir que alienten a la versatilidad, la inventiva, la personalización y la participación individual”

Sólo entonces la gente se transformará de consumidores ciegos que eligen entre productos preparados y cerrados a ciudadanos que realizan elecciones conscientes.

 

Fuente:

Moda-Sostenible.pdf

www.hola.com/moda/modelos

 

Fotos:

Freepik 

Small Girl in Pakistan

Young Girl with Child

Muchacha africana sonriente

Man with Kids

Boy looking at computer

Young Girl with Smile

Afghan Women in Berkas

 

 

 

®

pazsolisfashionandlife

styleaddicts

2 comentarios sobre:
“Indigente pero fashion”
  • Holaaaa ¡¡ Nos encanta el post, los looks no dejan de tener un toque “Blade Runner”.
    Igualmente bonito es el matiz social de las fotos del final.

    Un cariñoso saludo.
    María Y Ronnie.

  • Hola! Me ha encantado este post. La verdad es que yo pienso que una de las consecuencias positivas que ha tenido la crisis económica es que ha fomentado este cambio de mentalidad. Nos ha hecho conscientes de aquello que tiene verdadero valor y nos ha enseñado a rentabilizar al 100% aquello que tenemos, además de poner a trabajar nuestro ingenio. =)

Responder a Cristina Cano Cancelar respuesta

Tu correo electrónico no será publicado.


*