8 técnicas que también te pueden hacer desconectar

Pexels

Pexels

El Mindfulness es un estado de calma en el que tanto el cuerpo como la mente toman absolutamente conciencia de todo lo que estás haciendo. Cuando eres consciente de ello, puedes medir objetivamente tus propios pensamientos y los sentimientos que te invaden por dentro en ese momento. Conseguir estar en este estado puede hacer que disfrutes plenamente de las cosas, y a la vez, hacerte capaz de controlar todas las emociones.

En el caso de la meditación ocurre lo mismo, lo que suele pasar en la mayoría de casos es que a la gente le suele dar miedo o pereza ponerse a practicarla. Si estás leyendo el post y eres de este tipo de personas, que nunca ha meditado y estás buscando unos minutos al día para poder desconectar. Presta atención porque en este artículo te voy a dar algunas técnicas complementarias a la meditación con las que puedes lograr entrar en ese estado de relajación catatónico.

Existe un dicho muy conocido dentro del mundo del budismo que dice que cuando más atentos estamos de las cosas, más profundamente estamos en contacto con lo que hacemos. Esto hace que mejoremos la comprensión de lo que nos pasa, y que nos llenamos de paz y de amor por dentro.
A continuación, te quiero proponer en este listado 8 alternativas que puedes realizar como alternativas a la meditación pero que también pueden ayudarte a relajarte:

1. Caminar

Realmente no necesitas nada especial para caminar. Únicamente debes elegir una buena hora y un lugar tranquilo. Mientras paseas, deja que tus pensamientos fluyan como las nubes en el cielo. Ten en cuenta que el cuerpo y la mente deben estar conectados con tus movimientos. Debes reconocer cuando los pies pisan la tierra y sentir como se mueven tus brazos. Cuando te concentras plenamente en tu cuerpo, estás siendo consciente y eso te ayuda a ausentar la mente.

2. Montar en bicicleta

Cuando hacemos ejercicio nuestro cuerpo genera endorfinas que producen bienestar en nuestro cerebro. Una buena manera para estimularlas puede ser buscar una zona tranquila, con arbóles y alejada del bullicio, donde salir a dar un paseo en bicicleta. Dirígete a alguna donde no haya gente e intenta concentrarte en el pedaleo y en sus movimientos. Siente y disfruta a su vez del aire que impacta en tu cara.

3. Limpiar

Aunque parezca una broma, limpiar nos puede ayudar a estar más tranquilos. Puedes elegir entre varias tareas de la casa, como aspirar, lavar los platos o poner una lavadora. Una manera de relajarte profundamente cuando lavamos los platos es concentrándote en la espuma que hace el jabón cuando estás lavando los platos, o en la textura que tiene la esponja. Cuando te sumerges completamente en este tipo de labores puedes desconectar del mundo que te rodea.

4. Escuchar música

Es bastante probable que en la última semana hayas tenido unos auriculares en los oídos o hayas reproducido algo de música en unos altavoces. Ahora bien, ¿recuerdas cuándo fue la última vez que realmente escuchaste una canción? Me refiero a escuchar la letra, los instrumentos o el ritmo. Prestar atención a este tipo de detalles te puede sacar de tu cabeza, si eliges correctamente una buena canción puede convertirse en una forma agradable de meditación.

5. Bailar

Parece que suene a broma, pero no lo es. Bailar es una forma fantástica de meditación. Una vez que empiezas a bailar, puedes cerrar los ojos y dejarte llevar por la música, dejando a un lado la opinión de los demás y la vergüenza. Siempre es bueno desinhibirse y dejarse llevar por la música. Puedes hacerlo en una habitación, sola o acompañada.

6. Pintar

Es una técnica que está completamente probada y es eficaz. Ya cuando éramos niños lo hacíamos, así que ¿por qué no podemos divertirnos igual cuando somos adultos. Existen libros para colorear que se están volviendo muy populares, como por ejemplo los mandalas. Colorear ayuda a aliviar el estrés y te ancla también al momento presente.

7. Yoga

El yoga es una técnica de meditación en movimiento. Cada movimiento que realizamos en el suelo requiere de una inhalación y una exhalación. La respiración es la forma más eficaz de trasladarte al momento presente. Cuando practicas yoga, te estás concentrando en ti mismo, lo que te hace consciente de todo lo que te rodea, así como de tu interior, tanto física como mental y emocionalmente.

8. Tai Chi

Otra de las alternativas relajantes que puedes probar es el Tai Chi. Como el Yoga es una técnica de meditación en movimiento. Implica respiración, concentración y curación, lo que ayuda a crear conciencia y atención a lo que hacemos. Los movimientos lentos y calculados ayudan a mejorar el equilibrio, la fuerza y el flujo de energía, pero también la concentración y el enfoque mental.

Estas opciones son algunas de las alternativas que suelo practicar diariamente para tratar de evadirme y dejar de pensar en las cosas que suelen preocuparme a menudo. He dejado varias opciones para que todo el mundo pueda tener una alternativa con la que desconectar y tratar de calmar la mente. En proximos post hablaré mas en profundidad sobre alguna de ellas. Espero que te haya gustado, :).

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*