El mejor vestido del debate

Sin duda alguna vivimos un momento histórico en cuanto a la política nacional. Es cierto que hace no mucho nos quejábamos de lo aburrido de esta, los jóvenes no tenían ningún interés en ella y a la que un candidato a la presidencia rondaba los 50 decíamos que apostaban por una persona joven. Y en cuanto a moda la cosa era horrorosa, ya que los políticos nunca se han distinguido por su saber vestir. ¿O alguien recuerda algún modelo de algún edil que haya despuntado como tendencia? Aparte de un esmoquin femenino de Carme Chacón y de algún vestido de dudoso gusto diseñado por Agatha Ruiz de la Prada, el vestuario político es bastante soso.

Pero la política ha cambiado. Ahora nos hemos hecho los modernos y nos parecemos al politic show que tanto se lleva en Estados Unidos, donde Obama puede cantar una balada en un acto público y su mujer puede dar clase de fitness en un late-night. Eso que nos parecía impensable hace cuatro años ahora es lo más normal del mundo. Pedro Sanchez encesta canastas, Albert Rivera posa desnudo, Soraya Saenz de Santamaría pasea con Calleja en un 4×4, Rajoy cocina con Bertín y Pablo Iglesias toca la guitarra. Y en cuanto a moda podríamos decir que también va cambiando la cosa pero bastante más despacio que la política, y para ejemplo el debate del pasado martes.

Vamos a empezar por orden de colocación en el plató para analizar sus estilismos. Comenzando por Pedro Sánchez hay que decir que a priori podría ser el ganador. Pedro es alto, tiene un cuerpo esbelto y podemos decir que es bastante guapo. Lo tiene todo para ir bien, es capaz de lucir lo que quiera que todo le queda bien por lo que tiene menos dificultad que el resto para acertar. Normalmente me gusta sobre todo cuando no lleva americana, pues le veo más cómodo y no tan serio. Pero lo del debate no tiene perdón si prestamos atención a la indumentaria. Zapato marrón, pantalón ¿chino? negro, camisa blanca, americana azul y corbata roja. Nada combina con nada. Supongo que quería parecer informal y mezclar colores, no llevar un traje como tal sino combinarlo con un pantalón más de calle; pero la elección de los colores fue digna de un daltónico. ¡Ah! Y cuidado con los bajos de los pantalones que es demasiado largo. Creo que si se hubiera dejado en el camerino la chaqueta y la corbata hubiera estado más cómodo y más guapo.

Lo de Iglesias me va a llevar poco tiempo. El físico no le acompaña sobre todo por el pelo y la pose encorvada, y con lo delgado que está podría llevar prendas que le sacaran más partido. Lo del pelo puede pasar porque es parte de una estética concreta que quiere transmitir, pero mejorar la postura y el lenguaje corporal le ayudaría. Lo desaliñado no siempre es negativo, quién no se ha enamorado nunca de ese hippie de clase con barba de tres días que no prestaba atención a su look, pero Pablo busca una imagen entre lo formal y lo callejero difícil de combinar. Ayer sin más, camisa, pantalón, cinturón, zapato. Como el que pasaba por allí, como si les faltara uno para el debate y hubieran sacado a alguien del público. Recordando el nuevo vídeo del PP, un aire un poco hipster le quedaría mejor. Sería arriesgar mucho pero recogerse la coleta en un moño, dejarse la barba más larga, camisa ancha por fuera y pantalón vaquero pitillo le mantendrían la imagen de ídolo de la calle sin ir hecho un desastre.

De Rivera siempre dicen que es muy atractivo y que tiene buena planta. No diré que sea todo lo contrario pero su físico no juega ni a favor ni en contra, es un tipo normal. El típico fofisano de moda que no te llama la atención ni para bien ni para mal. Vistiendo me pasa un poco igual, nunca destaca para bien y nunca para mal, aunque creo que tiende a comprarse cosas que le quedan anchas. En el caso del debate, no sabemos si la americana le queda grande o pequeña, porque al abrocharla le hace arruga, del biceps le queda justa y de los hombros enorme. Probablemente no tenga un cuerpo tan esbelto como Sánchez y le resulte más difícil encontrar algo bien entallado, pero creo que si lleva americana más ancha de cuerpo y estrecha de hombro no hace falta que esté preocupado por ello y sobre todo, un pantalón más corto le haría lucir mejor los bajos. Probablemente de los tres hombres iba el mejor, o mejor dicho, el menos malo, pero tuvo suerte de que Sanchez se vistiera a oscuras.

Finalmente Soraya no me sorprendió. Por su complexión suele llevar pantalón ajustado y blusas anchas ya que tiene las piernas delgadas pero es más corpulenta en la parte superior. Sabe acertar a la hora de hacer este juego pero hay que decir que a mi me estaba dando calor ver a la vicepresidenta con esa chaqueta de terciopelo propia de los pajes de los Reyes Magos. La hubiera preferido de otro material y habría ido perfecta, ya que la combinación de pantalón y zapato fue correcta. La elección del color tampoco fue la más acertada en mi opinión, le hubiera puesto un color más llamativo que le habría hecho resaltar más en lugar de ir tan oscura, que al estar rodeada de tres hombres bastante más altos que ella, le hubiera beneficiado. En peinado y maquillaje, bastante mejor de lo normal.

En definitiva, ninguno acertó de pleno pero todos podrían tener posibilidades. Veremos si a partir de la próxima legislatura, a parte de votos, ganan en estilo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*