¿Es “Girls” la nueva “Sexo en Nueva York”?

Desde hace tiempo vengo escuchando por todos sitios que tenía que ver una nueva serie, “Girls”, que me iba a encantar y que era la nueva “Sexo en Nueva York”. Me suele dar mucha pereza ver alguna serie que me recomiendan tanto porque asimilo el prejuicio de que no me va a gustar. Pero ayer por fin me decidí y me puse a ver la primera temporada. En un rato y sin darme cuenta me vi 5 capítulos de seguido, porque ya que me había puesto quería ver como se iban desarrollando las tramas. Acabé a altas horas de la madrugada reflexionando sobre si esta serie se convertiría en un fenómeno fashion, en el de las nuevas generaciones de espectadores que quieren soñar con un futuro en la 5ª Avenida como nosotros lo hicimos con Carrie.

04GIRLS-articleLarge

Pero mi respuesta a esta pregunta es clara. “Girls” no es la nueva “Sexo en Nueva York”. Y mira que los guionistas se han esforzado en que lo parezca; nada mas empezar la serie una de las protagonistas tiene un póster colgado en la pared de las cuatro neoyorkinas más famosas de la televisión y tienen una conversación sobre si se sientes más Carrie o más Samantha. Además la historia gira alrededor de 4 chicas muy diferentes entre sí y sus problemas amorosos, pero he aquí los motivos por los que Hanna no será la Carrie de esta década.

  • No son “cool”.

Las protagonistas de “Girls” no guardan ningún parecido físico/estilístico con sus paisanas neoyorkinas. Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte eran glamour desde el primer día por mucho que algunos de sus estilismos nos parecieran imposibles. Un par de Manolos, un apartamento coqueto de soltera, un trabajo en VOGUE, cocktails en discotecas caras… Sin embargo Hannah, Marnie, Jessa y Shoshanna (has leído bien), llevan una vida más bien cutre. Comparte piso, tienen trabajos pésimos o están en paro, una de ellas virgen, la prota está llena de tatuajes de cuentos infantiles y tiene problemas de sobrepeso… Vale, es más realista que Sexo en Nueva York, pero alguien quiere soñar con eso? Lo peor de todo es que cada una va su bola, por lo que perdemos ese mensaje constante de que somos amigas por encima de todo.

6a00d8341bfb1653ef017c36d7d90a970b

  • Sexo bizarro y drogas

¿Quién no recuerda el vibrador de Charlotte, la obsesión por ver porno del novio de Miranda o la filia por el pis del amante político de Carrie? (De Samantha mejor no hablamos) Pues todo eso ya es superado en un par de capítulos de “Girls” con sexo insatisfecho, fantasías voyeur, disfraces, ETSs, ex novios gays, tíos que no quieren desvirgar chicas, sexo anal e incluso un embarazo no deseado que pretende acabar en una clínica abortista con las amigas de la manera más frívola posible pero que al final concluye perdiendo al bebé mientras se tira a un desconocido en el baño de un bar (y eso que solo he visto 5 capítulos). Y si hablamos de drogas, todo el mundo recuerda el capítulo en el que Carrie da una inocente calada a un porro y las pilla la policía. Aquí desde el principio podemos ver al grupo tomando opio y a alguna de las chicas confesando que cada vez que se pone de cocaína se hace sus necesidades encima. Buen mensaje.

girls_cover_6861_635x

  • Los hombres

He de confesar que los chicos que se paseaban por “Sexo en Nueva York” nunca han sido mis favoritos de la televisión, a excepción del guapo modelo que conquistó a Samantha, pero es cierto que la mayoría de ellos obtendría el aprobado general de los espectadores: Mr Big, el político de turno de Carrie, su novio leñador, el escocés de Charlotte (obviemos a Steve)… De momento en Girls solo conocemos a dos chicos, el novio de Hannah y el de Marnie. Bien, el novio de Marnie puede pasar como el pivón de la serie y nos dura bastante poco como novio suyo, pero el de Hanna es uno de los personajes más feos que he visto en una serie de televisión. No vamos a negar que luce un cuerpo estupendo, pero su cara, su pelo, su mirada y su manía de ser observado mientras se masturba, no hacen que el espectador se sienta muy cómodo viendo ciertas escenas. Una cosa es ser realista y otra muy diferente es pasarse de underground.

girlsboys

  • La enseñanza

Sexo en Nueva York siempre acababa teniendo una moraleja para el espectador, Carrie siempre te hacía aprender algo con sus experiencias. A veces se contradecía en sí misma, pero así es la vida, hay momentos para todo. Al final creo que cada persona sacó algo valioso de ahí, al final había un mensaje de independencia, de seguridad en uno mismo, de búsqueda de la felicidad. A veces nos invitaba a rendirnos a las pasiones y otras nos hacía mantenernos fuertes por encima de todo. Nos hacía preguntarnos cosas en nuestro interior que desataban nuestra verborrea mental después de cada capítulo. Girls es mucho más realista, y a la vez desesperanzador. El mensaje es tan simple como que la vida es así, no hay tíos guapos por la calle, no hay trabajos maravillosos en revistas de moda ni dinero para comprar Manolos, es lo que hay. Después de cada capítulo no sabes si deprimirte por esta mierda de vida o si alegrarte porque la tuya en realidad y a pesar de que la serie se las dé de realista, no tiene tantas cosas en común. Habrá quien prefiera este mensaje, pero yo prefiero soñar con boutiques.

girls-hbo-cast

  • Las protagonistas

Intentan parecerse a nuestras cuatro fantásticas de Manhattan, solo una llega

girls_serie_poster1

Hannah como Carrie Bradshaw: Las dos son escritoras y viven rodeadas de dudas existenciales sobre los hombres, pero para que Hannah sea más real hagamos que pese diez kilos más, tome drogas, lleve tatuajes por todos sitios y que su novio la trate como a una mierda. He ahí la protagonista con la que me debo identificar.

Marnie como Charlotte York: Las definiría como las guapas del grupo y ambas galeristas aunque una en propiedad y la otra a sueldo. Punto para Girls porque Marney me parece impresionante físicamente y como personaje más espabilada, aunque eso también le resta su gracia como Doña Perfecta tranquilona. Castigo a Marney por dejar escapar al único pivón masculino de la primera temporada

Jessa como Miranda Hobbes: Ya lo dice Jessa nada más empezar la serie: en la universidad tengo que ser un poco Miranda. Son las responsables del grupo, en ocasiones parecen las que menos pintan por ser poco llamativas, pero nuestra Miranda tiene una seguridad arrolladora que Jessa es incapaz de tener.

Shoshanna como Samantha Jones: Mi personaje favorito de Sexo en Nueva York contrasta con el que menos me gusta de Girls. Las dos son despreocupadas, amantes del sexo rápido y práctico y viven a su manera. La diferencia es que Samantha sabe hacerlo con clase y Shoshanna lo hace como puede. Una nini mantenida que viaja por el mundo drogándose y acostándose con cualquier cosa como excusa del Carpe Diem a pesar de embarazos no deseados. Una perdida.

 

@jtb589

2 comentarios sobre:
“¿Es “Girls” la nueva “Sexo en Nueva York”?”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*