Una cuestión de diplomacia

La raya diplomática se erigía en los años 80 como seña de identidad de los yuppies norteamericanos, jóvenes profesionales urbanitas que entraban por la puerta del mundo empresarial con sus impolutos trajes sastre Sin embargo, más allá de seguir sobreviviendo en clave masculina, las prendas de raya diplomática se reinventan para abandonar su seriedad clásica y el lado más estricto de su aspecto.

 

Firmas como Saint Laurent, Stella McCartney, Vanessa Bruno, Dries Van Noten o Maison Martin Margiela, han sabido denostar el clásico look oficinista para sacar el lado sporty, lord e incluso grunge de esta tendencia. Como podréis comprobar, la calle no se ha quedado atrás redefiniendo el sobrio aspecto de la raya diplomática con un plus de originalidad y personalidad. Y es que, ¿quién dijo que la raya diplomática tenía que ser aburrida? Renueva tu look working con estas premisas.

 

PERFECTA CON PERFECTO

Qué mejor para restar sobriedad a un pantalón, que una sencilla camiseta casual monocromática y una cazadora perfecto que aporte ese guiño desenfadado tan necesario. Si además optáis por haceros con un color pastel digno de las tardes de primavera, ya habréis dado en el centro de la diana.

 

EN CLAVE DEPORTIVA

¡Ni salones, ni Oxford, ni nada que se le parezca! Ellas se calzan cómodamente sus deportivas y sus bambas y aportan un halo sporty a todo el conjunto. Como podréis ver, es un estilo bastante socorrido a la hora de llevar un look en clave masculina.

 

MAXI-ABRIGO Y MAXI-CHALECO

Las líneas oversize se hacen perfectas para ocultar cómodos vaqueros y estrechísimos pantalones negros, camisetas básicas y tímidos mini-vestidos. Decántate por romper la neutralidad del look con accesorios que aporten un plus de colorido y corroe la seriedad del conjunto.

 

ARRIBA O ABAJO

La chaqueta sastre se ha convertido en uno de los básicos de nuestro armario, pero ha decidido dejar de acompañar a los clásicos pantalones de pinzas para titilar entre prendas de cuero y pantalones negros. Si quieres romper completamente con su tradicional uso, inspírate en Saint Laurent y aúnala a un estilo sesentero idóneo para vestir la noche. Por su parte, los pantalones se han aliado con jerséis de pelo y maxiprendas que casi rozan sus rodillas. Por último, destaca la aparición de sudaderas y camisetas que redefinen la raya diplomática aumentando notablemente la distancia entre sus líneas.

 

ALTOS VUELOS

Cortes asimétricos, faldas-pantalón, vertiginosos escotes y vuelos que alcanzan casi los tobillos. El comedido traje de chaqueta femenino ha sido desterrado para dar paso a las apuestas más arriesgadas y originales, que incluso logran jugar con la direccionalidad de las rayas, huyendo de combinaciones anodinas y demostrando que las rayas también pueden ser de lo más innovador e hipnótico.

 

¡¡DE COMPRAS!!

 

1.Abrigo con raya diplomática (59,99) de Zara   2.Abrigo con doble botonadura y diseño masculino (168,55) de Cooper & Strolbrand 3.Vestido asimétrico (447,50) de Stella McCartney   4.Falda de lana (335) de Stella McCartney   5.Pantalones con pinzas (55) de Topshop   6.Falda pantalón (9,99) de Zara   7.Falda recta (9,99) de Zara   8.Vestido sin mangas de corte recto (19,99) de Mango   9.Americana oversize (14,99) de Mango   10.Vestido con pliegues y cinturón (14,99) de Mango

Después de este repaso, ¿dispuestas ya a hacer de la raya diplomática vuestra mejor aliada? Por mi parte me despido ya hasta el próximo post. Bisous!

5 comentarios sobre:
“Una cuestión de diplomacia”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*