Joyas, divas y cintas de vídeo

Si hay algo que nos une cuando el frío arrecia es esa deliciosa combinación de película, manta y sofá. Me declaro cinéfila empedernida y hooligan de las películas de serie B por muy poco argumentadas que estén, qué le voy a hacer. Esta semana tocó a la puerta un clásico dorado amontonado en medio de esos vídeos que recuperas de cuando vez: Cleopatra. Una bellísima Elizabeth Taylor se erigía entre las puertas del recreado El Cairo con porte estoico y una ristra incuantificable de joyas, que poca sombra hacían a los ojos violetas más famosos del celuloide. Y es que, como declaraba la propia actriz, ella tenía tres amores Richard Burton, Mike Todd y las joyas”. ¡Anda que no era lista!

1315464529_910215_0000000000_album_normal 

Entre toda su colección, ¿quién no recuerda aquel collar de diamantes y esmeraldas de Bulgari que le regaló Burton? Parecía que la actriz sentaba cátedra: la pasta de la que estaba hecha una diva implicaba siempre ir bien guarnecida de gemas de considerable tamaño, sobre todo, de su firma predilecta. Su quinto marido, Richard Burton, afirmaría con socarronería que la única palabra que sabía decir en italiano la actriz londinense era, precisamente, Bulgari.

 Joyas Elizabeth 2

Joyas Elizabeth 3

Anillos Elizabeth

Joyas de Bulgari pertenecientes a Elizabeth Taylor

Y si ese es el precio a pagar para elevarse a los altares en el juego del lujo y la alta seducción, la crème de la crème hollywoodiense no tarda en subirse al carro con joyas de la misma firma italiana que adoraba la Taylor. Así pudimos ver a actrices de la talla de Julian Moore, Naomi Watts, Jessica Alba, Drew Barrimore, Jessica Chastain o Jessica Biel con piezas extraordinarias de la mítica casa italiana.

 Divas 1

Divas 2

Llegados a este punto, la envidia ya me corroía, y me dije: Ángela, no serás modelo ni actriz de prestigio, pero una también tiene derecho a sentirse la reina del Nilo por un día. Así que me fui directa a ver la colección de ese a quién todos deseaban, al que ninguno olvidaba, del que tanto se hablaba: Bulgari.

20131218_182706

He de admitir que no soy muy amiga de los grandes pedruscos ni de las piezas sobrecargadas. El barroquismo y el rococó los dejo para otros accesorios, aunque vale, a nadie le amargaría desayunar con diamantes… esta peli me la apunto para este fin de semana : ). Sin embargo, entre todas sus joyas, encontré esa combinación infalible de lujo y guiño chic informal. La geometría de la perfección conjugada en un equilibrado balance entre elegancia y sencillez. Allí estaba, ése era mi anillo perfecto: el B.ZERO 1.

IMG_20131218_183532

20131218_183926_2

20131218_184206_3

Con 14 años a sus espaldas, este anillo de diseño radicalmente industrial fusiona dos de los iconos más importantes de Bulgari: el motivo Tubogas y el logotipo de la firma. Aunque os parezca raro, de hecho es curiosísimo, la espiral central del anillo se inspira en la forma de los tubos de los surtidores de gasolina y de gas que Bulgari lleva utilizando en sus diseños desde la década de los 40. En oro blanco, rosa, con cerámica, sin ella, plagado de diamantes o más austero… ¡da igual! Mires cual mires, su magnetismo es atroz.

 Collage BVLGARI

Sin embargo, y ahora que estamos inmersos en las compras navideñas, si por algo elegiría una pieza así como regalo es por el “arte del tiempo”. Esa leyenda a la que le cantaba Lorca en la voz de Camarón y que nos recuerda que hay cosas atemporales, imperecederas, que el día de mañana contarán una historia a tus hijos y que en algún momento podrás legar. Un diálogo entre presente y pasado en pro de un futuro común que perdurará eternamente. En el B.ZERO 1 sí que se van “abrazados sueño y tiempo”, como escribía el poeta granadino.

BUL_111111_JEWEL_B01-13_St-4C_B_2_A4_-_PDF_300 

Qué menos que acabar un recorrido que empezó con una manta, un sofá y que me llevó a conocer a mi primer amor deluxe (dicen que el primero es el que jamás decepciona), con las palabras de la belleza impertérrita que abrió este post, Elizabeth Taylor. Cuando te pongas esa joya, sabrás que está hecha a tu medida cuando te invada el sentimiento más extraño de belleza. Yo ya lo he experimentado, ¿y tú?

Agradecimientos: Joyería Romeu. C/Real (A Coruña)

7 comentarios sobre:
“Joyas, divas y cintas de vídeo”
  • Alguna de mis amigas lo tienen y siempre que lo llevan les pido que me lo dejen probar! Ahí tengo mi momento Bulgari, mi momento Taylor, mi momento Cleopatra, mi momento estrella, a ver si algún día puedo hacer que ese momento sea perpetuo!!
    Besazos! Cada día me enamora más tu forma de contarnos las cosas!

    • ¡Muchísimas gracias Noelia! Me alegra mucho saber que te ha gustado el artículo. Y, como no, estoy segura de que nosotras viviremos nuestro perpetuo momento Bulgari algún día :)

      Un beso gigante.

  • Me encantan! Tanto es así, que en un momento de pre-crisis, me fui de excursión a probármelos y salí enamorada y comprometida con uno que no me saqué hasta hace un mes… Jijiji después de la llegada del baby volverá a mi dedo, y te soy sincera, lo pongo siempre y con todo,( incluso con mis Botizapas). Aprovecho este post para mandarte miles de besos y que empieces el año genial, que sigamos en contacto y continúes este trabajo, que lo haces de cine… Tus fans teiloviamoooos! Un abrazo Ángela!
    http://losmaniquisdelaboticaria.blogspot.com

    • ¡¡Mil gracias por tu comentario Adriana!! Yo también aprovecho para desearte un año grandioso, aunque no dudo que lo será junto a tu niño y el pequeño que está en camino :) Gracias por estar siempre ahí.

      ¡Un beso enoooooorme!

  • Son perfectos, un sueño para cualquiera, hasta ahora no he tenido la suerte de tenerlos, pero es una de mis mayores ilusiones, enhorabuena por esta expresión de buen gusto!!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*