Mamá, quiero ser surrealista

Es evidente que existen otros mundos, eso seguro; pero, como ya he dicho muchas veces, esos otros mundos están en el nuestro, residen en la tierra y precisamente en el centro de la cúpula del Museo Dalí, donde está todo el nuevo mundo insospechado y alucinante del surrealismo.” Con esta rotundidad hablaba Salvador Dalí acerca de un movimiento que capitaneó hasta el día de su fallecimiento.

Es normal que abra este post con la figura del pintor catalán, porque además de ser un abanderado de este movimiento artístico y literario, hizo falta que se cruzase en la vida de Elsa Schiaparelli para dar un giro totalmente inesperado en el mundo de la moda: el nacimiento del surrealismo en el ámbito de la confección.

Ya han pasado 75 años desde la aparición del icónico “Vestido Langosta” que Schiaparelli y Dalí crearon fundiendo sus artes, y sin embargo a día de hoy, numerosos diseñadores siguen blandiendo el emblema surrealista.

¿Se puede decir que lo han retomado, recogido o desempolvado? Sinceramente, creo que no. Este movimiento no supone una regresión, sino una progresión hacia la liberación de la imaginación, las pasiones, la anatomía y los fueros internos de los actuales genios de la moda.

Vestido Langosta

En este Post, me gustaría centrarme principalmente en los diseñadores de joyería y accesorios, personas como Delfina Delettrez, Olympia Le-Tan, Patricia Nicolás, Lulu Guinness, Stephen Jones o Suma Cruz. De esta forma, dejaría a un lado a diseñadores de moda (tal vez para una futura ocasión) como David Delfín, María Katrantzou, Charlie Le Mindu o Maya Hansen.

Personas que trasladan a los accesorios y diseños actuales su onirismo personal, un germen que les es inherente, puesto que sinceramente creo que el “surrealista” nace, no se hace.

Admiro ese punto de exquisita locura que tienen las delirantes creaciones de muchos de estos diseñadores. Características que otros calificarán de exageraciones o excentricidades, pero que realmente recalcan su rebeldía, plasmada en un mundo donde la razón no puede dominar al subconsciente.

Pero ¿qué sería de nosotros sin ese punto de emancipación del presente? Con su audacia logran la innovación y renovación constante, una libertad que sólo se consigue “mientras estamos dormidos en este mundo” porque “estamos despiertos en el otro.” (Salvador Dalí).

Sus creaciones aportan a nuestra rutina un toque de humor, originalidad y elegante exquisitez, saltándose las limitaciones y encorsetamientos prestablecidos, los tabúes existentes y la rigidez de las directrices.

DELFINA DELETTREZ –  Aclamada diseñadora de joyería,  es considerada por muchos la precursora de una nueva generación que se dio en llamar, “los nuevos surrealistas”. En una entrevista concedida hace poco, explicaba las virtudes que veía en el surrealismo, tales como: la inexistencia de límites para la creatividad, la liberación de los miedos, la representación de la propia intimidad y la consecución de los sueños.

Afirmaba del mismo modo, seguir los “dictados” de Buñuel o Man Ray, y la inspiración que encontraba en el corazón de rubíes de Dalí.

 

OLYMPIA LE-TAN – Hija del ilustrador Pierre Le-Tan. Esta diseñadora ha conseguido que sus accesorios capten la atención de las cámaras y de las estrellas hollywoodienses más indie. Pero, ¿en qué se basan sus creaciones? En bolsos con historia, o bolsos de cuento… literalmente. Entre los títulos de sus obras podemos encontrar la Divina Comedia de Dante, el Doctor Zhivago de Pasternak, o la Metamorfosis de Kafka.

PATRICIA NICOLÁS – Esta diseñadora española, afincada en Londres,  se caracteriza por sus diseños únicos, de inspiración londinense y viajera; salvadores de la vanguardia y refugio del surrealismo y el pop-art. Las calaveras y labios son el buque insignia de sus colecciones.

Estas imágenes pertenecen a su reciente colaboración con Maya Hansen para la MBFW, en la cual pudimos disfrutar de sus icónicas ‘Fridas’.

LULU GUINNESS – Los bolsos de Lulu Guinness ceden el protagonismo a carnosos labios, ojos vigilantes, jaulas de pajarería o macetas plagadas de flores. Su diseñadora parece buscar en ellos un ingenioso punto de humor, plagado de originalidad.

STEPHEN JONES – si os digo que es apodado por muchos “el sombrerero loco” ya os podréis imaginar cual es su especialidad. Hombre de gran talento, ideas innovadoras y diseños evocadores; encuentra su inspiración en el cine, el arte, la música e incluso la animación. Sus particulares sombreros y tocados han sido protagonistas en numerosos filmes, así como en distintas pasarelas de la mano de Marc Jacobs o Christian Dior entre otros.

SUMA CRUZ – la semana pasada ya os presentaba a la firma Suma Cruz, y como no, os hablaba de ese mundo de ensueño que se creaba en las cabezas de sus clientas. Fantasías que encontraban su inspiración, tanto en Schiaparelli, como en vivencias personales o en elementos de la propia naturaleza.

Alguna de sus figuras predilectas, las mariposas, son símbolo de la transformación en la vida.

Y tú, ¿estás dispuesto a abrir las puertas a la imaginación?

 

Si queréis conocer más acerca de esta vanguardia, podréis encontrar incluso vídeos acerca de los diseños de Elsa Schiaparelli en Hola.com.

Fuentes: delfinadelettrez.com, olympialetan.com, talenthouse.com, stylish disorientation, sumacruz.com, luluguinness.com.

4 comentarios sobre:
“Mamá, quiero ser surrealista”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*