Christian Lacroix: El dramaturgo de la moda

Sus creaciones, intensas y coloridas, llevan la impronta de un devoto al teatro.

Christian Lacroix nació el 16 de mayo de 1951 en Arlés, ciudad multiétnica del sur de Francia, donde pasó su niñez. De joven cultivó su gusto por los carnavales, las corridas de toros, el teatro y los museos, aficiones que se convertirían luego en fuente de inspiración para diseños. Se educó en Historia del Arte y en 1973 ingresó a la École du Louvre. Luego de graduarse en 1981, empezó a trabajar para el modisto francés Jean Patou.

En el 1987 Lacroix inauguró su propia firma comercializando un prét-a-porter inspirado en diversas culturas. Ese mismo año, el Consejo de Diseñadores de Modas de los Estados Unidos le otorgó el premio “Diseñador extranjero más influyente”. En 1989 incorporó a su empresa joyas, zapatos, anteojos, corbatas y bufandas; en 1999 lanzó su línea de perfumes; y en 2004 sus modelos de lencería femenina. Hoy sus tiendas se esparcen por París, Arlés, Aix-en-Provence, Toulouse, Londres, Ginebra y Japón.

Su moda teatral, de gran expresividad y desenfado, con reminiscencias a lo folclórico de España y el Mediterráneo, impactó en la década del noventa cuando el escenario se caracterizaba por una atmósfera minimalista. En la actualidad, su estilo es reconocido por el uso de múltiples materiales, volúmenes y tonalidades. Bordados, estampados, tejidos, superposiciones, encajes y colores brillantes impactan en cada creación. Los accesorios como cruces, velos, máscaras y sombreros son complementos muy utilizados en sus performances.

Figuras del ambiente como la cantante Cristina Aguilera,  la actriz Jennifer Saunders, Edina Monsoon en la serie Absolutely Fabulous, han vestido sus creaciones; también llevó a cabo su sueño de trabajar para el mundo del teatro, es así que confeccionó el vestuario para el espectáculo Sheherazade de la bailarina española Blanca Li.

Sofisticación, intensidad y extravagancia, tres cualidades que distinguen a este modista francés que sabe cómo hacer de cada desfile una celebración de culturas, arte y fantasía.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*