Diagnóstico: Cáncer de Mama

chicas-con-pañuelos

Cuando decidí publicar y escribir en este blog decidí hacerlo como hasta ahora lo había hecho. Sin tapujos, ni tabúes y contando la realidad de todo mi proceso sin enmascarar nada. Así que antes de contaros y explicaros cómo fue mi primer día de quimioterapia, quiero contaros cómo fue el día que me dieron la noticia y cómo fueron los días posteriores. Así como también me gustaría contaros cómo fue esa primera visita con el que en un futuro iba a ser la persona en la que dejaba mi vida en sus manos. La persona que tenía la labor de curarme o por lo menos intentarlo. Confiaba plenamente en él. Mi Oncólogo.

Me encontraba en el gimnasio como todos los días realizando mis ejercicios de cardio cuando sonó mi móvil. Era mi médico. Estaba esperando su llamada, ya que estaba pendiente de los resultados de una biopsia realizada de un tumor que me había salido en el pecho izquierdo. Solo me acuerdo de estas palabras:

” Elena, los resultados no han salido como esperábamos, deja todo lo que estés haciendo y vente al hospital, aquí te estará esperando la cirujana que se dedica a estos casos.”

Palabras que dolían como puñales. Palabras que jamás olvidaré.

Colgué, me metí en una sala que estaba vacía y las lágrimas comenzaron a inundar mi rostro.

Era incapaz de asimilar aquella noticia que me acababan de dar. Salí de la sala, fui a ducharme y salí hacía el hospital. La sala de espera estaba llena. Poco a poco vi como se iba vaciando, como todos entraban, salían y se iban a sus casas. Menos yo. Yo seguía en esa sala de espera hasta ser la última. Mala señal.

Ahí me encontraba yo, en esa sala tan vacía y fría. Fría para mi porque estábamos a 28 de junio, 35º en la calle, aires acondicionados funcionando 24 horas los 7 días de la semana. No se escuchaba ni una voz, nadie pasaba por aquellos pasillos, ni si quieras las enfermeras. Que sensación más desagradable. Me pasaban mil cosas por la cabeza y fueron los minutos de espera más largos de toda mi vida.

Salió la enfermera. Elena Cortés? Pasa. Me levanté y sin querer entrar en la consulta me dirigí como sonámbula hacia ella. La cirujana me estaba esperando. Me saludó y comenzó a darme pautas a seguir ante “esta situación”. Situación que yo todavía desconocía porque no me había comunicado el diagnostico.

Comencé a escuchar palabras como TRATAMIENTO, VACUNA, QUIMIOTERAPIA, y le dije que parara. Acto seguido le dije:

Pero, ¿Tengo Cáncer?

Ella cabizbajo asintió. No quería pronunciarlo pero finalmente yo necesitaba saber y escuchar de su boca cuál era mi diagnostico. En ese momento dejé de escucharla. Había desconectado. Me encontraba sentada delante de ella, pero no era yo. Solo era mi cuerpo. En mi cabeza solo veía pasar mi vida cual película en diapositivas. Solo quería saber cuánto tiempo me quedaba por disfrutar de esta vida tan maravillosa.

2 comentarios sobre:
“Diagnóstico: Cáncer de Mama”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*