Los más elegantes de los Oscar 2018

Decían que el negro iba a ser el color de la noche, pero se ha impuesto el blanco. Sobre todo si nos atenemos al hombre más elegante de la noche: Timothée Chalamet ha sido, sin lugar a dudas, el más elegante de la velada con su esmoquin blanco de Berluti. Y lo ha sido por dos razones: la primera, que le sentaba fenomenalmente bien el traje. Era joven, contemporáneo y resultaba fresco. La segunda razón, que su apuesta por el blanco fue toda una revolución y ahora, cuando la moda masculina intenta abrir nuevos caminos con diseñadores como Alessandro Michele o J.W. Anderson a la cabeza, es interesante ver cómo el mundo del cine decide involucrarse también en esta búsqueda de nuevos caminos.

Timothée Chalamet, sin lugar a dudas, el más elegante de la noche.

Timothée Chalamet, sin lugar a dudas, el más elegante de la noche.

Los botines con los que completaba el look eran también intachables, sobre todo teniendo en cuenta que Berluti es una marca que hasta hace poco no contaba con línea de prêt-à-porter (de ahí que no sea de las más habituales en estas listas). Llevaba también, aunque no se aprecia en la imagen, un reloj modelo Reverso de Jaeger-LeCoultre. Lo dicho, Chalamet mola.

Compañero de Chalamet, Armie Hammer destacó también por su esmoquin en terciopelo rojo.

Compañero de Chalamet, Armie Hammer destacó también por su esmoquin en terciopelo rojo.

Su compañero de reparto, Armie Hammer, tampoco se ha quedado atrás. Lo cierto es que el coportagonista de ‘Call Me By Your Name’ ha decidido dar un paso en esa dirección de la búsqueda de la nueva masculinidad y apostó por un diseño de Giorgio Armani en terciopelo color vino combinado con reloj y gemelos de Montblanc. ¿El resultado? Impecable: venía a nuestra memoria (o por lo menos a la mía) aquellos trajes que lució Ryan Gosling en Cannes y con los que se consagró como el hombre más elegante del planeta.

Chaqueta cruzada, por Hermès. Tom Hollanda dio una lección de estilo.

Chaqueta cruzada, por Hermès. Tom Hollanda dio una lección de estilo.

Y como no hay dos sin tres, no podemos olvidarnos de Tom Holland. Al esmoquin del actual Spiderman no se le podía poner un ‘pero’. Su chaqueta cruzada de seis botones, que firmaba en este caso Hermès, era también un nuevo punto de vista de esta prenda tan clásica masculina que, para muchos, parece que no podía renovarse. Pero tras estos Oscar está claro que todavía tiene mucho que decir.

Garrett Hedlund, otro de los que apostó por el color y por el esmoquin cruzado.

Garrett Hedlund, otro de los que apostó por el color y por el esmoquin cruzado.

Ansel Elgort, con un esomquin diseñado por Tom Ford con chaqueta de terciopelo (el tejido de la noche) en color verde botella, y Garrett Hedlund, con un diseño de Prada en color azul petróleo y solapas en negro y gemelos de Montblanc, también dejaron muy alto el pabellón masculino en la alfombra roja y fueron de los hombres que se atrevieron con el color.

Jon Kortajarena dio ejemplo de elegancia en la fiesta posterior a los Oscar, con un esmoquin de Tom Ford y un reloj de Bulgari.

Jon Kortajarena dio ejemplo de elegancia en la fiesta posterior a los Oscar, con un esmoquin de Tom Ford y un reloj de Bulgari.

Por último, no podemos olvidarnos de Jon Kortajarena, que fue fiel a Tom Ford para acudir a la fiesta de Elton John tras los Oscar. Copletaba el look con un espectacular reloj de Bulgari.

Podéis seguirme en redes: @esmoquinroom

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*