Look and Fashion

junio, 2012

11jun 12

¡Socorro tengo OTRA boda! Opciones e ideas: los guantes.

Llegan cada año con el buen tiempo de la mano de las alergias, y aunque son mucho más agradables, a veces, nos pueden acarrear los mismos quebraderos de cabeza.

La pareja en cuestión se mira, se sonríe y ya lo sabes: tienes otra boda. No se vosotros, pero yo automáticamente comienzo a pensar: ¿qué me pongo?. Veamos las opciones posibles.

Las grandes cadenas como siempre nos ofrecen variedad a precios asequibles, pero con un peligro, algo que te eriza la piel mientras te estas probando: que otra invitada (o que media boda) lleve el mismo modelito. Para las que les guste el riesgo, Massimo Dutti y Mango suelen tener buenas opciones, incluso en largo, que ya se sabe que para la tarde se complica la cosa.

Otra buena posibilidad son esas pequeñas tiendas que tienen varias marcas, algunas no muy conocidas, en las que el riesgo de repetir se reduce. La búsqueda en estos casos se hace mas dura. En otras entradas daré algunas direcciones interesantes.

Podemos optar por hacernos el modelo si conocemos a alguna buena modista y tenemos tiempo de buscar telas e ir a las pruebas correspondientes.

Resulta interesante también la posibilidad de retocar un vestido-base sencillo si tenemos buena mano para la costura.

Para mi, personalmente, una de las mejores opciones es personalizar nuestro vestido, añadiéndole complementos originales. Uno de los olvidados y que resultan muy elegantes son los guantes.Yo he rescatado estos antiguos que me van a servir para la próxima boda que tengo. Si no tenéís por casa, podéis encontrarlos en alguna mercería a buen precio, en el mismo lugar en el que os hagáis con el tocado y como no, vía online. Recordad que según el protocolo debemos llevarlos siempre que luzcamos tocado y quitarnos el derecho si saludamos con la mano. Aunque en España la costumbre es que la mujer salude con dos besos. Durante la comida, por supuesto, no se deben llevar puestos, los recuperamos luego a la hora del baile. Pero sobre todo llevadlos con naturalidad.

¿qué opciones os parecen más cómodas para ir de invitadas? ¿habéis llevado guantes a las bodas?

Feliz comienzo de semana ;)

Seguir leyendo
10jun 12

Comer en un palacete. Lugares de cuento.

Recreación para la exposición "interiores robados"Entre las callejuelas de la capital gaditana encontramos un mágico lugar que parece sacado de  un cuento. Un downton abbey en Cádiz, que hace las delicias de todos los que quedábamos extasiados con las viviendas de la serie. Entrar a cenar en un palacete de 3 plantas con  450 metros cada una, convierten a este restaurante en un lugar que se nos queda en la memoria. Cuenta con dos patios, uno interior y otro exterior, y numerosas estancias que nos devuelven al siglo XVIII. Una cuidada restauración,  que si bien lo ha adaptado a su nueva función, no le ha quitado un ápice de su sabor antiguo, del regusto de encanto y ensoñación que emana todo lo que ha envejecido con gusto. Cocina italiana, japonesa y de la tierra se pueden disfrutar en el palacete de Veedor, un servicio agradable y eficiente completan las virtudes del lugar. Un espacio en el que cualquier chica se siente tentada a vestir de encaje y largo, sentarse en el patio poco alumbrado, con esa luz que siempre favorece, y esperar a dejarse seducir por el lugar, la comida y tal vez, por la compañía. Ni de lejos queda reflejada en este descripción el encanto de lugar, que solo en directo se puede apreciar. Altamente recomendable para todos los que pasen por Cádiz, los que quieran recordar tiempos lejanos sin visitar un museo, para que los hombres se sientan como caballeros y las mujeres como damas. ¿Conocéis otros lugares con encanto? ¿habéis ido a restaurantes en los que el tiempo parece retroceder?

Dirección: calle Veedor 3, Cádiz.

Seguir leyendo
07jun 12

Cuando no existía la blogosfera fashionista

Ni los blogs, ni Inditex, ni Mango, ni las tiendas multimarca, ni las miles de revistas que hoy se amontonan cada mes en las esquinas de cualquier pueblo…Eran otros tiempos, pero también había seguidoras de la moda.
Entonces la gente de a pie no estaba al tanto de lo último que había clonado Amancio, sino que iba a la modista y encargaba unos vestidos. La ropa y las modas tenían una vida mucho más larga. La propia difusión de una moda debía ser mucho mas lenta. Hoy día una chica del pueblo más alejado y pequeño lee los mismos blogs que las que viven en Madrid y puede encargar la misma ropa haciendo un “clik”. ¡Cuanta dificultad debían tener nuestras antepasadas fashionistas!
Desde luego los conceptos han variado bastante y hemos mejorado en muchas cosas. Pero otras me provocan añoranza. Ahora nuestros modelos tienen una vida muy corta, salen del armario y, con suerte, han aguantado dos temporadas. Las pequeñas variaciones de los estilos hacen que incluso básicos como el pantalón vaquero o la camisa blanca queden “pasadas” en un tiempo relativamente corto. Antes de la “democratización de la moda” y de nuestro querido internet se buscaba la calidad. Una prenda debía tener una buena tela, estar bien acabada, abrigar si era de invierno, no dar calor si era de verano…Además de por supuesto seguir la moda que la fashionista de la época se había encargado de consultar en los figurines con su modista. ¿quién piensa hoy en eso? no pensaís antes de invertir en una prenda de calidad ¿esto cuánto tiempo estará de moda?¿quién no ha sacado una prenda casi nueva del armario porque estaba pasada de moda? Tal vez, el concepto antiguo de elegancia iba más unido a la persona y era, al mismo tiempo, más prolongado en el tiempo.

Seguir leyendo
05jun 12

Cuando yo entendía lo que leía.

De los cluntch, blazer, short, shopping bag, showrooms, y demás vocabulario fashionista.
Resulta que ahora una no va de compras, sino de shopping. Ya no te pones una chaqueta, sino que llevas un blazer y en las fiestas no usas un bolso de mano, sino que llevas un clutch. Ese bolso grande que llevamos a diario es rebautizado como shopping bag. Las chicas estilosas y elegantes son trendy y cool, y si son famosas son it girls.Si arreglas la chaqueta de tu abuela la transformas en vintage a través de un DIY. Ese vestido negro-apañado que saca de mil apuros que todas tenemos ha sido elevado a la categoría de LBD, y le han salido familiares, su primo hermano de versión veraniega en color blanco: LWD. El día que conjuntas genial tu ropa y tus complementos es que has conseguido un buen outfit. Y otros muchos que seguro me dejo por el camino.
Yo la verdad antes miraba las fotos de revistas de moda y blogs para inspirarme, pero he de confesar que últimamente cada vez las miro más por la pura necesidad de saber de que hablan. ¿Os ha pasado alguna vez perderos entre tanto vocabulario de última ? ¿alguien más ha querido echar mano del Oxford del colegio mientras hojeaba inocentemente una revista de moda?
Tal vez sea inevitable que todos acabemos envueltos en el vocabulario “fashionísimo” … así que me curo en salud…y lo apunto aquí..¡nunca digas nunca!

Seguir leyendo

Newsletter ¡HOLA! Fashion

Tu e-mail:
Sobre el Blog

Reflexiones sobre moda, cosas y lugares bellos. Una pequeña ventana para compartir al hedonista que todos llevamos dentro. Sobre el blog