Look and Fashion

30jun 14

Los zapatos de boda de Olivia Palermo

La noticia de la semana en el mundo fashionista/celebritie ha sido la boda sorpresa de la it girl por excelencia, Olivia Palermo, y su eterno y perfectísimo novio, Johannes Huebl. Aunque tenían previsto casarse en St.Barths a finales de año, decidieron celebrar este fin de semana una ceremonia civil absolutamente íntima y ellos mismos se encargaron de subir un par de fotos de este momento tan especial a sus redes sociales. No vamos a analizar los estilismos de ambos, que ya habréis leído mucho sobre el tema, pero sí vamos a fijarnos en un detalle que me encanta y que siempre marca la diferencia en un estilismo nupcial: los zapatos de la novia.

portada

Como os digo, apenas un par de fotos hemos visto (por ahora) de la boda más esperada del año. Opiniones para todos los gustos, pero debemos recordar que se trata solo de una boda civil y que la “de verdad”, la de los “modelazos”, será probablemente dentro de unos meses.

0001

Al fijarnos en los zapatos, no nos resultan para nada desconocidos; se trata del modelo Hangisi en azul de Manolo Blahnik, unos zapatos bastante habituales entre las novias de medio mundo desde que Mr.Big le pidiera matrimonio a Carrie con ellos y ella los luciera posteriormente en su boda civil en la primera película de “Sexo en NY”:

02 03 04

Tampoco nos resultan desconocidos en el armario de la propia Olivia Palermo, ya que le hemos visto lucirlos en numerosos estilismos en los últimos años:

05

Con todo esto, podemos llegar a numerosas conclusiones (supuestamente): quizá Olivia Palermo sea una fanática más de Sexo en NY (se le ha comparado muchas veces con Carrie por sus arriesgadas mezclas) y haya querido casarse con estos zapatos por  este motivo; quizá sean un regalo del novio y tengan una carga sentimental que el resto de los mortales no sepamos; o quizá sean su “something old” y su “something blue” dentro de las clásicas supersticiones de las novias el día de la boda. Sea como fuere, y a la espera de más detalles, a mí me parecen una buena opción para novia (aunque quizá estén ya un poco vistos). Los prefiero, sin lugar a dudas, al novio (por muy Johannes Huebl que sea) vestido de blanco. Pero oye, cada uno se casa como quiere, faltaría más. ¡Vivan los novios!

01

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Un comentario

  1. No puedo estar más de acuerdo con tu análisis. Los zapatos creo que llevan todos estos mensajes y quizás alguno más…. y, al fin y al cabo, los elementos que elegimos para nuestra boda, son importantes para nosotros y deberían respetarse. de acuerdo también que el novio no tiene su mejor día…
    esperando a la boda religiosa…

    Kussis, wapa.
    Sonia

    Responder

Deja un comentario

*