Un verano sin vestido blanco, no es verano

Photo by Caroline Hernandez on Unsplash

Photo by Caroline Hernandez on Unsplash

El vestido blanco es una prenda indiscutible en nuestro armario. Esto se repite cada año, así que es un ‘must have’ en toda regla. Sin duda, uno de los colores más favorecedores en cuanto a vestidos. Además, existe tanta variedad de modelos… Desde cortos a largos.

Vestidos ‘midi’ blancos  para un verano cómodo y romántico  con los que puedes ir de la playa al paseo con la familia para compartir una terraza, cambiándote únicamente los zapatos (chanclas por cuñas, por ejemplo).

Existen muchos estilos, desde el más clásico, de algodón hasta el de estilo ibicenco o boho-chic, e incluso podríamos incluir el vestido de novia. Pero sí es verdad que últimamente estamos retomando el estilo vintage tanto a la hora de la decoración como en la moda, como se suele decir, “todo vuelve”, y en tiempos de crisis, más.

Además, es una prenda que nos favorece a todas las mujeres, sólo hay que saber llevar qué tipo de vestido nos sienta mejor.

Tres consejos útiles para vestirse con un vestido blanco

1.  Vestido corte midi. Para mujeres de altura + 165cm. Si no se tiene esa altura, lo mejor es utilizar alguna que otra cuña o tacón.

Photo by Samantha Gades on Unsplash

Photo by Samantha Gades on Unsplash

2. Vestido mini. Para mujeres de altura +180cm. Lo mejor es que lo lleven siempre con sandalias planas.

Photo by gbarkz on Unsplash

Photo by gbarkz on Unsplash

3. Mangas & Escotes;  dependiendo de tu estilo; lo que ahora usamos mas es el modelo tirante,  si tienes problemas con tus brazos porque no te gustan mostrarlos, puedes optar a un vestido con cuello halter o cuello pico o bardot y te sentirás más cómoda.

Photo by Laura Chouette on Unsplash

Photo by Laura Chouette on Unsplash

 

Lo dicho, el vestido blanco es un básico de cualquier armario. Es indispensable para el verano. ¡Feliz verano 2020!

Foto de: pinterest

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*