Patrick Kinmonth, escenógrafo y figurinista de ‘La Valquiria’

Hace un año entrevistaba por primera vez al maestro del vestuario y la escenografía Patrick Kinmonth con motivo del estreno en el Teatro Real de Madrid de El oro del Rin, la primera ópera de la célebre tetralogía de Wagner El anillo del Nibelungo. Han sido unos meses vertiginosos de proyectos para el anglo-irlándés empezando con Les Noces de Stravinsky, para el Ballet de la Ópera de París, otro ballet en San Francisco, Tristán e Isolda en Colonia, y diferentes planes de instalaciones y consultoría de moda.

Está de nuevo en Madrid para el estreno de La Valquiria, segunda ópera de la tetralogía wagneriana procedente de la Ópera de Colonia. La producción ha sido concebida por el director canadiense Robert Carsen, junto con el escenógrafo y figurinista Patrick Kinmonth.

Entre el 12 y 28 de febrero el Teatro Real ofrecerá 9 funciones así como una serie de actividades complementarias a la ópera en el Museo Lázaro Galdiano, el Museo Naval y en el propio Teatro Real que incluyen proyección de películas mudas acompañadas por la Orquesta Titular del Teatro Real, talleres familiares y visitas guiadas y teatralizadas.

LA VALQUIRIA3Patrick Kinmonth ©Javier del Real | Teatro Real

Patrick Kinmonth llega impecablemente vestido derrochando su habitual simpatía. Y mientras entramos a la sala de la entrevista alaba entusiasmado “la fantástica labor del Teatro Real con los subtítulos de la ópera”. Su breve estancia en Madrid le ha permitido, entre otras cosas, visitar uno de sus museos favoritos, El Prado, y ensimismarse con la obra de Velázquez.

P: Viente años después vuelve esta producción de ‘La Valquiria’  pero con una concepción muy moderna, ¿no es así?

R: Lo que es fascinante en esta producción que hice hace 20 años es que ya entonces estaba obsesionado por el medioambiente, y estoy obsesionado también ahora por el medioambiente. Durante 40 años he tenido una granja orgánica. El motivo por el que Carson compartió los créditos conmigo fue porque traje esta concepción de conciencia ambiental a esta producción. No fui el primero en hacerlo, pero nadie ha ido tan lejos como nosotros.

Se puede hacer una fantasía, al estilo Harry Potter, pero dijimos no, lo más interesante es hacerlo lo más real posible, queríamos hacer a los dioses y diosas lo más reales posibles, un montaje contemporáneo. Robert (Carson) dijo: quiero retratar a esta familia disfuncional. Y pensé que el lugar para el hacerlo era el cine y lo desarrollé de un modo cinematográfico. El contexto de “La valkiria” es el campo de batalla humano. De algún modo Wagner ha sido algo visionario. El mundo en esta ópera está constantemente en guerra y las valkirias se han convertido en ayudantes en el campo de batalla tomando el alma de los soldados para llevarlos al Walhalla y darles otra oportunidad.

Foto 2 Adrianne Pieczonka (Sieglinde), Stuart Skelton (Siegmund) y René Pape (Hunding) ©Javier del Real | Teatro Real

P: ¿De qué modo ha llevado su preocupación medioambiental a la escena en esta ópera?

R: Quería poner esto de una forma genuina en el escenario. Trasladar ese invierno helado con los soldados muertos sobre la nieve, la nieve derretida y el fuego que aparece en varios contextos: pequeño o no, que protege o que da calor…

Los incendios de Australia los tenía en la cabeza para el escenario o los glaciares derretidos cuando pensaba en la nieve. Creo que éste es el contexto adecuado para esta épica. Lo estamos viviendo. Hace 20 años podía ser interesante, pero ahora es compositivamente lo correcto.

P: ¿En qué personajes de esta ópera ha desarrollado más su labor de figurinista?

R: Amo la ropa y la moda pero no hay muchas oportunidades en esta producción de desarrollar ideas de vestuario, excepto las valquirias y Fricka (esposa de Wotan). Con ambas he ido tan lejos como he podido, pero en direcciones opuestas. Fricka lleva algo que probé de cuando Karl Lagerfeld hizo algunas adaptaciones radicales del traje Chanel como la chaqueta con mangas ranglan. Encontré una muestra de esto en el armario de una amiga y trabajé en esos patrones de la primera vez que hicimos esta representación hace 20 años.

Lleva el sueño de cualquier mujer rica: el perfecto traje Chanel, el bolso Hermès… En el Walhalla lo mejor está disponible. Por ejemplo, la decoración de la habitación es muy cuidada con armarios chinos del siglo XVII (la reina en el castillo de Windsor tiene una enorme colección de ellos, subraya), y algunas bellas cosas españolas también.

LA VALQUIRIA12Daniela Sindram (Fricka) ©Javier del Real | Teatro Real

P: ¿Y cómo ha vestido a estas valquirias del siglo XXI?

R: No quise que llevaran algo que pareciera que hubieran elegido, por eso elegí algo atemporal, es el vestido que llevarán durante miles de millones de años. Algo vinculado con el humo, la pasión, el poder o la sangre del campo de batalla.

Es un vestido de terciopelo con una técnica especial de pintura y pátinas en el tejido que diese una sensación completamente natural, ligero y muy femenino. Casi transparente, como un vestido de verano. Necesitan protección en contraste con el frio de fuera, donde están rodeadas por hombres con ropas militares muy muy gruesas.

Foto 4Ricarda Merbeth (Brünnhilde) ©Javier del Real | Teatro Real

P: El personaje de la valquiria Brünnhilde ¿tiene algún elemento distintivo desde el punto de vista del vestuario?

R: El equipo de vestuario ha hecho el trabajo más increíble con las pátinas y las texturas. Lo que es “nuevo” es cuando Brünnhilde deja de ser inmortal, empieza a sentir el frío y se pone un abrigo. Por primera vez esta mujer tiene frio y va a un soldado muerto, toma su abrigo y se lo pone. La patina del abrigo es realmente preciosa. Es una mezcla de silicio, hielo, falso hielo, parches de nieve…realmente hecha con mucho cuidado.

Es divertido, usamos las habilidades del couturier para hacer algo que parezca que ha estado en el campo de batalla tres meses. Texturas naturales. Es un hermoso abrigo de lana, hecho a medida para ella, aunque parezca que lo coge del soldado.

Foto 5Tomasz Konieczny (Wotan) y Ricarda Merbeth (Brünnhilde) ©Javier del Real | Teatro Real

P: Este último año ha sido de nuevo trepidante para usted ¿qué proyectos de vestuario y de moda ha llevado a cabo?

R: Ha sido un año en el que he hecho mucho ballet. Empecé en París, con el ballet de Stravinsky, que fue en gran medida un ejercicio de moda. El vestuario eran trajes contemporáneos, moda contemporánea, que funcionaba para la obra. Luego fui a San Francisco para otro ballet totalmente diferente basado en el siglo XIX, con trajes históricos.

Después hice “Tristán e Isolda” en Colonia, que dirigí y diseñé el vestuario. Me encanta dirigir óperas tanto como diseñar. Es interesante porque tengo raíces irlandesas y quise llevar a la escena mi pasado irlandés. Junto a mi asistente interpretamos la idea de un vestuario mítico, como si fuera una reina irlandesa. Creo que a Wagner realmente le hubiera gsutado.

Ahora con “La Valquiria” estoy revisitando un proyecto, refrescándolo y renovándolo, que es algo bonito de hacer. Luego volveré a San Francisco. Estoy trabajando un nuevo ballet con Cathy Marston, coreógrafa inglesa muy interesante. Estamos haciendo “Mrs. Robinson”, basado en la película de Dustin Hoffman “El Gradudado”.

Voy a Milán el próximo mes para la Semana de la Moda. Tengo un amigo, Antonio Monfreda, que trabaja en películas y moda. Colaboramos en algunos proyectos, tiene mucha imaginación y un ojo extraordinario. Ambos estamos muy activos en Instagram. Tengo agunos planes de instalaciones de moda y consultoría.

Foto 6Tomasz Konieczny (Wotan) ©Javier del Real | Teatro Real

Apenas faltan 15 minutos para que empiece “La Valquiria” y tras una amable invitación a visitar su estudio en Londres me despido del maestro del vestuario y la escenografía, o de “un verdadero hombre Renacentista”, como en su día lo calificó Anna Wintour.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*