El hilo azul de Occitania

De mayo a diciembre la ciudad francesa de Albi celebra el 500 aniversario del Renacimiento (1519-2019), un periodo de especial importancia para la ciudad que vivió una gran prosperidad cultural y económica gracias al comercio de una planta de la que se obtiene el famoso azul: el pastel.

Redescubierta hace unas cuatro décadas, esta planta que había caído en el olvido en la región, se emplea hoy para artesanía, textiles e incluso cosmética.

¿Quieres conocer los secretos  del azul pastel?

Pastel2©Chantal Armagnac

La planta del pastel, utilizada para teñir de azul, se cultivó en toda la zona de Occitania (Albi, Toulouse y Carcassonne) proporcionando hasta trece matices de azul. 

La exposición organizada por Aux Couleurs du Monde con el título “Le fil bleu des indigos naturels. De l’Occitanie au Japon” (El hilo azul de los índigos naturales. Desde Occitania hasta Japón) en el Hôtel Reynès de Albi “cuenta cómo los azules de los índigos naturales tejen un patrimonio inmaterial que pertenece a todos”.

Pastel3©Chantal Armagnac

Isatis Tinctoria (imagen inferior) es la fuente europea del índigo, fuente del azul desde la antiguedad. Se cultiva en Europa desde la Edad Media. Es una planta que completa su ciclo cada dos años cuando florecen uans hermosas flores amarillas.

Son las hojas que desarrolla durante el primer año las que llevan el principio colorante y que se recolectan para extraer el azul. Durante el Renacimiento era un trabajo complicado y se tardaba como 6 meses de trabajo para obtener el pigmento. Hoy se logra en sólo tres días. Es un color por oxidación, el azul viene al final del proceso.

Carole Garcia et Nathalie Juin exploraron las virtudes medicinales del pastel elaborando desde el año 2000 una gama completa de cosméticos con el aceite de las semillas de la planta bajo la marca Graine de Pastel.

Pastel4©Chantal Armagnac

En la imagen inferior algunas prendas de la exposición  “Le fil bleu des indigos naturels. De l’Occitanie au Japon” (El hilo azul de los índigos naturales. Desde Occitania hasta Japón).

Henri et Denise Lambert crean en 1994 Bleus de Pastel convirtiéndose en la empresa de referencia de la obtención del color, en el teñido de textiles y en la confección de ropa. La empresa de teñir Henri Plo ennoblece las fibras, los hilos enrollados, los tejidos de urdimbre y la trama. La empresa de tejidos Textiles Mountain teje hilos teñidos en colores pastel en artesanías complejas: flores, abejas, peces, rayas, azulejos, Príncipe de Gales, tweeds.

Serge Montagne realizó en enero de 2002 un pedido para Christian Lacroix, se trataba de reconstituir un tejido de momia en hilos teñidos en colores pastel.

Pastel5©Chantal Armagnac

En el siglo XVI el cultivo del pastel el comercio de pastel contribuyó a la prosperidad de los negociantes de Albi. Sus hojas trituradas y puestas a secar bajo la forma de pequeñas bolas, llamadas “coque” o “cocagne” dieron el nombre de “pays de cocagne”. 

Se construyeron en Albi palacetes de estilo Renacimiento y casas señoriales como la Casa Enjalbert (imagen inferior). Esta casa data del principio del siglo XVI y entre la madera hay ladrillos no hay piedra con decoraciones de madera alrededor de las ventanas imitando la arquitectura renacentista. Entre esas decoraciones hay una figura de un hombre haciendo pis. No se sabe quién era el dueño de esta casa pero se cree que era un comerciante de pastel porque durante la transformación de la planta hasta el pigmento había un etapa en la que se mezclaban las hojas de la planta con el pis. Había un oficio en aquella época que era hacer pis en el pastel.

Pastel9©Patricia G. Aldea

Dentro de las actividades programadas en torno al pastel en Albi, el 1 de junio se estrena el espectáculo “Un ruban bleu pastel” (Una cinta azul pastel) (imagen inferior), una obra de teatro escrita por François Grand-Clément, que cuenta la historia del pastel en el llamado “triángulo de oro”: Albi, Toulouse y Carcassonne.

Pastel7©Chantal Armagnac

Albi, a 50 km de Toulouse, es la ciudad más grande del departamento de Tarn, que es el nombre del río que pasa por la ciudad. Su ciudad episcopal y el mapamundi son patrominio mundial de la UNESCO.

Albi tiene además un pequeño museo de la moda, una colección privada que actualmente exhibe la muestra “Bordados” (hasta el 30 de diciembre de 2019).

En la imagen inferior vistas desde los jardines del Palacio de la Berbie, antigua residencia episcopal, y actualmente sede del Museo Toulouse-Lautrec en Albi.

Pastel8©Patricia G. Aldea

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*