‘Balenciaga y la pintura española’, arte en el Thyssen

La primera gran exposición en Madrid en casi 50 años dedicada al maestro Balenciaga se ha inaugurado en el Museo Thyssen-Bornemisza. 90 piezas de indumentaria, muchas de ellas nunca expuestas antes, dialogan con 55 obras maestras de la pintura española, o como prefiere decir el comisario de la muestra, Eloy Martínez de la Pera: “no son cuadros y moda, son 154 obras de arte. El proceso creativo de Balenciaga es igual al de un artista”.

Descubre algunas de las claves de este excepcional viaje por la pintura y la moda que estará abierta hasta el 22 de septiembre.

balenciaga‘Izda. Vestido de noche’, 1952. Cristóbal Balenciaga

La pintura que Balenciaga pudo contemplar desde su niñez en el palacete de los marqueses de Casa Torres, en Vista Ona, cuando acompañaba a su madre -costurera de familias destacadas como ésta- dejó una huella profunda en sus diseños: “De pequeño pasó horas delante de obras de arte  por lo que era imposible que no tuviera presente el arte. Los colores de El Greco, con amarillos y verdes vibrantes o el negro de la corte de Felipe II, el primer momento de la historia en que España exporta moda, el primer momento Zara” se reflejaron en la obra de Balenciaga, asegura Martínez de la Pera.

balenciaga1-001‘Izda. Vestido de noche’, 1952. Cristóbal Balenciaga. Dcha. ‘Retrato de María del Rosario de Silva y Gurtubay, Duquesa de Alba’, 1921. Ignacio Zuloaga

“La moda ha estado siempre en el arte”, afirma el comisario de la muestra. O acaso no es arte todos los detalles del vestido de Isabel de Borbón (imagen inferior) pintado por Rodrigo de Villandrando, se pregunta Martínez de la Pera.

Para él “Isabel de Borbón fue la primera influencer, marcaba la moda, seguían lo que se ponía”.

balenciaga2Izda: Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV hacia 1620. Rodrigo de Villandrando. Dcha: Vestido de novia. 1957. Cristóbal Balenciaga

“Balenciaga es el diseñador más influyente de la historia. No de la historia de España, no de la historia del siglo XX… El más influyente de toda la historia. Punto“, sentencia el comisario de la exposición.  En su opinión, “los patrones de alta costura pueden parecer los planos de cualquier arquitecto”.

Sus coetáneos le llamaban maestro. Dior afirmaba que con los tejidos hacían lo que podían, pero Balenciaga hacía lo que quería. Es el inventor de la silueta túnica, saco, del baby doll, de la silueta pavo real -más corto por delante que por detrás- tan de moda en nuestros días. Fue el creador de un tejido, el gazar con los almacenes Abraham de Suiza, los mejores en tejidos.

balenciaga3Izda. ‘La reina Ana de Austria’, hacia 1616. Bartolomé González (copia de Antonio Moro). Dcha. Conjunto de noche de abrigo y vestido, 1962. Balenciaga

El negro es el color de la exposición, donde pueden apreciarse hasta cinco negros diferentes: con azul, con verde, con rojo…

Los bodegones de flores reflejan la etapa parisina de Balenciaga cuando se sintala en 1936 y entra en contacto con artistas de la estampación, artesanos de botones, flores, plumas… para sus diseños de alta costura.

balenciaga5Izda: Vestido de noche, hacia 1958. Cristóbal Balenciaga. Dcha: Jarrón de cristal con flores, segunda mitad XVII. Gabriel de la Corte

Una de las salas muestra 4 excepcionales vestidos de novia. Desde la sencillez del vestido de la reina Fabiola de Bélgica en satén, con cola de visón saliendo del escote, al último traje de novia que creó el diseñador en 1971 para Carmen Martínez Bordiú, siendo su última pieza de Alta Costura. En el centro hay un tocado de Givenchy, que dedicó su vida a comprar piezas de Balenciaga, y que murió poco antes de que esta exposición estuviese casi lista.

Zurbarán con sus túnicas del patronaje más simple inspiró a Balenciaga que “encontró en él belleza, misticismo y religiosidad y lo trasladó a sus vestidos de novia”.

balenciaga6Vestido de novia de satén y visón, 1960. Cristóbal Balenciaga.

Un cuadro de otro vasco, Zuloaga termina la exposición.

Balenciaga sólo concedió dos únicas entrevistas en su vida: una en 1968 a París Match, y en 1971 al Times. Para seguir conociendo más la vida del maestro el 19 de septiembre se celebrará una jornada en torno a la muestra con la intervención de Juan Gutiérrez, conservador del Museo del Traje de Madrid, Miren Vives, directora del Museo Balenciaga de Getaria o Estrella Diego, Catedrática de Historia del Arte Moderno y Contemporáneo de la Universidad Complutense.

Crédito de las imágenes: ‘Balenciaga y la pintura española’, Thyssen

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*