Este curso ¿qué me pongo?

La vuelta a la universidad es una realidad. Estoy segura de que habéis pensado y ¿este curso qué me pongo?

Mis consejos están meditados. Por favor, vístete de modo que te miren a la cara y te busquen por las ideas que llevas tan estupendamente amuebladas en la cabeza. Con frecuencia nos quejamos de que los chicos acosan. Y deberíamos preguntarnos ¿qué ponemos nosotras de nuestra parte para que lo hagan?. Hace poco me contaba una profesora de la universidad el siguiente sucedido. Los alumnos de un curso pidieron al rector que las alumnas acudieran a clase con más ropa, porque no podían concentrarse en clase. No sirve la respuesta bastante frívola del “pues que no miren”.

Los códigos de vestimenta tienen sentido en la medida que están formulados sobre el respeto a los demás. Esta premisa es esencial. La imagen ha de ser cauce y vehículo de comunicación.

Otra idea que me ronda es la de “por favor seamos normales y reales”. Las aulas no son una pasarela, y si las convertimos en eso daremos una falsa impresión de nosotras. No vamos a clase a desfilar, no debemos estar concentradas en la imagen, sino en las ideas. Y todo lo que rodea a nuestra imagen ha de contribuir a fijar ideas.

Ropa cómoda, que inspire trabajo y estudio. Que favorezca la concentración tanto para el alumnado como para el claustro que se pasea a lo largo de la jornada por el aula. ¡Que también hay que tenerlo en cuenta!.  Cuando entremos en un aula alumnos y profesores nos pasamos revista y hacemos un primer balance que evidentemente va a influir en el rendimiento y la credibilidad de lo que ambos transmitimos.

Es un buen momento para revisar el armario, eliminar las estridencias y elaborar outfit que inspiren valor añadido a nuestro paso por el aula.

Must have post: Mis dudas de moda y La clé privée.

Referencias:

Texto Tu look habla, fotos Jak & Jil.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*