Frescor de verano

El verano es un momento de especial esplendor para la estética. Pero estoy de acuerdo con Simmel al decir que ” la arbitrariedad de la moda está probada, debido a que es un mero producto de las necesidades sociales en relación a las necesidades psicológicas puramente  formales. Por eso nunca es posible descubrir una razón material o estética que explique sus creaciones. 

Es gracioso, pero según este autor “a veces son moda algunas cosas tan feas y repelentes, que parece que lo que la moda quiere es hacer gala de su poder, mostrando como en su servicio, estamos dispuestos a aceptar lo más horripilante” (Simmel, 1961, p. 114).

 

No es el caso de Cristina Piña, la marca ha sido capaz de mostrar LA BELLEZA y lo escribo con mayúsculas a propósito. Desde que tuve noticia de la colección no dejo de hablar de lo que me ha gustado. Precisamente porque desprende frescura, limpieza y belleza.

De esta forma se demuestra que lo único que hace falta para crear belleza es QUERER HACERLO.

Referencias:

Simmel, G. (1961). Cultura femenina y otros ensayos (Sexta). México: Espasa Calpe Mexicana S.A.

Fotos por cortesía de Cristina Piña.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*