La moda ¿tiene alma?

Me acaban de hacer esta pregunta.  La respuesta que me han dado es la siguiente: el problema de la economía mundial son las empresas sin alma. Y yo me pregunto, y la moda ¿tiene alma? En una entrevista, la responsable de WGSN en Europa y Asia alertando sobre exceso de producción del textil, comenta:

“Las marcas necesitan pensar en no producir tanto, es un poco alarmante y la burbuja va a explotar. Las nuevas generaciones tienen una moral mucho más sólida al respecto, probablemente porque tienen toda la información al alcance de sus dedos. Han visto todo lo que va mal en el planeta, todo el debate sobre la explotación infantil en la moda, y están en contra, como lo hubiéramos estado nosotros de haberlo sabido. Las compañías tienen que hacer frente a esto porque ya no lo pueden ocultar más. El público las audita, y ya no escucha sólo lo que dice la gente de márketing: si se pasan de la raya, estará por todos lados en las redes sociales”  (GESTAL, 2015).

Muchas organizaciones llevan tiempo haciendo lo mismo.

Foto Cortesía de Paula Cademartori

Estaría muy bien incorporar la felicidad como modelo de negocio. Y preocuparnos de poner todos los medios para que nnuestras empresas de moda logren hacer felices a los que trabajan en ellas y a los que consumimos su productos.  Recuerdo el comentario de Tamara  Falcó en las páginas de ¡Hola! “pensaba que la felicidad estaba en conseguir unos zapatos”. O aquella otra expresión que fue titular “No sabía que tenía alma”.

Foto: Cortesía de Paula Cademartori

Está bien que nuestras celebrities empiecen a preocuparse por esos temas.

1. Solidaridad

2. Amabilidad

3. Cariño

4. Cercanía

5. Asertividad

6. Mirar a los ojos

7. Reciclar

8. Vintage

9. Reutilizar

10. Pensar en los demás

Cualquiera de estas opciones puede marcar un antes y un después en el consumo de moda.

Hace unos días nos hablaban aquí sobre como pasar el verano con solo 10 looks, me pareció una buenísima idea. Cuando hablo de estos temas con personas de mentalidad de liberalismo económico me dicen, pero eso no favorece la producción… Mi respuesta es, ciertamente pero cuando termines con el planeta no tendrás nada para producir..

Así que más vale tomar nota antes de que eso ocurra y cambiar los hábitos. Me encantó leer en la encíclica  Lautato sí del Papa Francisco, como  alerta sobre actitudes que desprecian o se sonríen ante los hábitos que velan por la sostenibilidad.

Me gusta recordar a los que están en la cumbre de la tendencia y de la moda, que estar en lo más alto nunca da derecho a todo. Porque cuanto más alto subimos más dolorosa es la caída. Y todo lo que sube, después baja. El éxito no es permanente.

Foto: Cortesía de Paula Cademartori

Referencias:

Gestal, I. (2015). Recuperado el 24 de septiembre de 2015 desde http://www.modaes.es/back-stage/20150716/kim-mannino-wgsn-las-marcas-necesitan-pensar-en-no-producir-tanto-es-alarmante-y-la-burbuja-va-a-explotar.html

Fotos: Cortesía de Paula Cademartori.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*