Cuando el vestido cobra vida

Cuando el vestido cobra vida

 

La propuesta de La Modethêque nos acerca hoy al vestido y la vida…

Nos acercan a esta realidad las ideas que Dolors Massot(*)  transmitió en una ponencia en el 33º Seminario profesional ‘Moda, Vanguardia y Comunicación’ Valencia, 23 en mayo 2009.

Entre otras ideas  exponía que “El vestido cobra vida en las manos del diseñador y su trabajo , ha de  hacerle a él,  más  persona y ha de hacer más personas a los hombres y mujeres que viste.Ha de vestir personas. Lo que a una persona le gusta y le descansa es ser auténtica, le gusta mostrar lo mejor de sí misma, le gusta que la moda la ayude a encontrar el mejor modo de mostrar su  personalidad”.

Aunque lo sabemos “La moda es la carta de presentación de las personas entre sí. Antes de hablar, nos conocemos en una primera aproximación y nos juzgamos en un primer momento por el rostro y la apariencia de quien tenemos enfrente”.

El vestir nos habla de quién tenemos delante: nos dice si es elegante, si quiere llamar la atención, si se ha vestido especialmente para nosotros. “Y ahí es donde el diseñador se entrega con todas sus fuerzas en busca de la excelencia para cada portador de su vestido”.

Dice Dolors Massot :

“Un diseñador es un creativo que ha rozado con los dedos la perfección, que ha estudiado y le ha dado vueltas al tejido, al color, a las formas, al volumen…a todo, en definitiva, para que finalmente haya alguien que se identifique con aquel producto y deje de ser objeto para ser personalidad. No seré tratada como objeto porque la moda de aquel diseñador piensa en mi condición de sujeto. Soy mucho más que un comprador, soy una persona”.

“Y en la persona encontramos personalidad. En la moda de este diseñador, la persona no es absorbida sino enaltecida”.  Esto sería lo ideal… No es la mujer quien queda al servicio de ellos.  La auténtica dimensión del diseño,  es servicio, es “para” alguien”.

Su sentido está en relación directa a lo que supone de mejora de la persona y su entorno social.

El diseñador se reconoce entonces, sigue diciendo la misma autora, como “motor de la sociedad”, recupera su brillo interior, su chispa de genio y se arma de valor para no someterse a los cantos de sirena, que le hablan de vender a cualquier precio y de venderse a cualquier precio.

Muchos son los restos que un diseñador tiene que superar hasta tener ocasión de mostrar sus ideas. Pero como siempre del  valor de  las ideas,  habla el diseño.

 

05

 

” El vestido se deslizó abandonando su percha…

…para encajar perfectamente con su cuerpo, haciéndola cobrar vida.

 

24

 

Ella se asomó al exterior..

…y descubrió que estaba cómoda tras los cristales.”

Open Tattered book L rec

(*)   Dolors Massot, periodista. LA ÉTICA ES LA NUEVA ESTÉTICA Ponencia en el 33º Seminario profesional ‘Moda, Vanguardia y Comunicación’ Valencia, 23 mayo 2009

 

Fotógrafo: Magoj Fotografía
Make up & Hair: Mariana Estilismo
Vestuario: La Bohemia

para La Modethêque

 

 

Hoy me quedo con: 

 

fivebyst   y su  -efecto-alexandra/  y los mocasines de         vaiay  lamborghini_mocasin que me encantan…

 

2 comentarios sobre:
“Cuando el vestido cobra vida”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*