Protege tus manos del frío con mascarillas caseras

Ahora que las bajas temperaturas empiezan a instalarse en nuestro día a día es el momento de dedicarles un rato a nuestras manos, porque el frío causa estragos en su piel y si no las cuidamos, en poco tiempo las notarás más ásperas y deshidratadas. Y es que las manos son el ‘marco’ de tus manicuras, y si ellas no están cuidadas, tus ‘nail art’ (y tus fotos para Instagram) nunca serán perfectos. Pero no hace falta recurrir a carísimos tratamientos de belleza, sin comprar nada podemos realizar algunas mascarillas caseras con diferentes beneficios para nuestras manos.

mascarillas-1z
Mascarilla para suavizar
Cuece una patata, déjala enfriar y aplástala hasta crear una pasta. Mezclalá con un poco de leche y miel. Integra bien todos los ingredientes y déjalo reposar. Aplica la mascarilla sobre tus manos y déjatela durante veinte minutos, acláratela con agua templada y sécate bien las manos. Puedes terminar dándote un mansaje con tu crema hidratante habitual.

-Lee: belleza bajo cero, pon tus manos a buen recaudo
Mascarilla para atenuar las manchas
Mezcla la pulpa de un aguacate con el zumo de medio limón y un yogur natural, aplícatela y espera quince minutos. Como con la anterior, retírala con agua tibia. Con esta preparación además de ayudar a desvanecer las manchas estarás hidratando la piel.

mascarillas-3z
Mascarilla exfoliante
Si lo que necesitas es retirar las células muertas que se acumulan en la piel de las manos, te recomiendo esta mascarilla de lo más natural. Aplasta con el tenedor dos o tres fresas y mezclalas con un yogur natural. Frota con firmeza tus manos durante unos minutos, las semillas de las fresas irán arrastrando las pieles muertas. Aclara con agua tibia.

mascarillas-4z
Mascarilla nutritiva
Esta mascarilla es ideal si la piel de tus manos es de por sí, seca. Hierve dos cucharadas de avena durante cinco minutos, apártala del fuego y remuévela. Añade una pizca de levadura de cerveza (la puedes comprar en herbolarios) y vuelve a mezclarlo todo. Aplícala y deja que actúe durante un cuarto de hora. Ésta es una mascarilla que puedes repetir todos los días para notar su efecto más rápidamente.

- Lee: ¡Ayuda!, ¿qué les pasa a mis uñas?
Pero si quieres evitar hacer todos estos procesos, hay algo muy nuestro que nunca falla, el aceite de oliva. Hazte un relajante masaje con este oro líquido (si convences a alguien para que te lo haga, ¡mucho mejor!) y notarás una suavidad instantánea. Si le agragas al aceite un poco de azúcar obtendrás un excelente exfoliante.
¿Cuál vas a probar primero? Cuéntame en Twitter qué efectos notas, ¡soy @suitpop!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*