Cómo se hace una manicura degradada

No sé si os lo he dicho alguna vez, pero a mí hacerme la manicura me relaja. Y cuánto más elaborada mejor. Es un momento de desconexión total en el que toda mi atención está centrada en que una línea me salga recta o en no manchar el borde de la cutícula. Y me olvido de todo lo demás. Por eso, mi hora del día preferida para pintarme las uñas es por la noche, después de cenar, me encanta dedicarme ese ratito. Aunque ahora, como tengo que hacer las fotos para el blog, suelo pintarme las uñas por la mañana, para aprovechar la luz del día.

cespez-1z

- Lee: otra manicura morada
Pero hace unos días, cuando llegué de trabajar, venía con la idea de hacer una manicura para el blog y no pude evitar ponerme manos a la obra, retomando viejas costumbres. Así que en esta manicura no tenemos fotos del proceso, pero es tan fácil, que si lo intentáis estoy segura que a todas os saldrá fenomenal. Os voy a intentar contar detalladamente los pasos, para suplir la falta de imágenes.
Lo primero que hacemos es elegir cuatro colores de la misma gama, degradándose en intensidad. Yo elegí rosa para la base y tres tonos de morado para hacer la decoración. Además necesitaremos una esponja de maquillaje.
proceso-z
Una vez hemos pintado la base, en mi caso de rosa (841, de los ‘Quick Dry’ de Kiko – he de decir que cumplen lo que prometen, se secan muy rápido-), la dejamos secar muy bien, ahora cogemos la esponja de maquillaje y sobre una de sus caras ponemos los tres colores elegidos, de más claro a más oscuro, formando franjas. Yo elegí el tono Taboo (583) de Chanel, es un tono superespecial, oscuro y misterioso, de esos que se llevan tanto esta temporada e imposible de describir, porque según cómo le de la luz se ve de una manera.

- Moda: ‘Carwash skirt’, la próxima falda que llegará a tu armario

A continuación puse el ‘Push and Pur-Pull’ de OPI (aquí os cuento más de los originales nombres de esta marca) y por último, el 337 de la línea básica de Kiko, un añil. Ya sólo queda presionar sobre la uña, cuanta más presión ejerzas, más marcadas quedarán las líneas y cuánta menos, más difuminado será el resultado. A mí me gusta más la segunda opción. Cuándo esté seco, aplica brillo, ¡el resultado cambia un montón!

medio-z

Os aseguro que lo más difícil de esta manicura es la limpieza posterior, lo demás es pan comido. Al hacer el diseño con una esponjita se mancha toda la zona que rodea la uñas (se puede usar el truco numero cuatro que os expliqué aquí, o poner un poco de celo antes de estampar, pero, yo pasé de todo esto, ¿para qué?) y luego me tocó limpiarlo todo bien durante media hora. Para que la limpieza sea efectiva impregna un pincel de cerdas firmes en quitaesmalte y repasa todos los bordes de las uñas. Además, en mi caso, la tarea de limpieza fue más dura todavía , porque uno de los colores era muy, muy oscuro y con purpurina, ¿se puede pedir más?

materiale-z

 

Te animo a que pruebes con otras gamas de colores como los verdes o los mostazas y ocres, tan típicos del otoño. Si la haces súbela a Instagram y etiquétame (@suitpop) para que la vea.

1 comentario sobre: “Cómo se hace una manicura degradada”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*