‘Color Crush’ de The Body Shop, perfecto seis días

¡Hola chicas! ¿Cómo va esa semana?

Como lo prometido es deuda, aquí va hoy la ‘review’ de los esmaltes Color Crush de The Body Shop. Lo primero que quiero decir es que yo no suelo usar productos de maquillaje de esta firma, por lo que no tengo un conocimiento previo. He usado alguna que otra manteca para el cuerpo, pero nada más, este esmalte es lo primero. (Además, os cuento cómo decoré la manicura del color tan especial que elegí)

The-Body-Shop-nail-polish_The-Body-Shop-Colour-Crush-nail-polish-Fall-2014-picks

Por casualidad, recayó en mís manos el verde más claro que aparece en la imagen, un color entre oliva y caqui que no a todo el mundo le gusta, ¡pero a mí sí! Evidentemente, lo primero te entra por los ojos es el ‘packaging’: creo que es sencillo y efectivo, un frasco cilíndrico con el mango en plateado, que le da un punto futurista.

20141019_202314-1

En cuanto a la aplicación es bastante fácil, la brocha es de una dimensión media, ni muy estrecha, ni muy ancha. Además, las cerdas son suficientemente firmes y cuando la posamos sobre la uña podemos modular con facilidad si queremos que se abra más o menos. Esto es una de las cosas que más me ha gustado de estos esmaltes. Este tipo de brochas facilita la aplicación y hace que sea mucho más rápida (pincha aquí para ver esmaltes con otro tipo de brochas). En segundo lugar, otra ventaja es que sólo hacen falta dos capas para que quede perfecto. Y lo mejor de todo es su duración: me lo apliqué un domingo (con ‘top coat’) y el sábado siguiente lo tenía perfecto. Seis días en perfecto estado sin que se empiece a levantar no lo consigue cualquier esmalte y creo que este tipo de productos es perfecto para cuando no tenemos tiempo de andar cambiando de esmalte entre semana, ¿no os parece? Su precio son 7 euros (aunque ahora están rebajados en la web de The Body Shop a 5,25), es un precio medio, todo depende de las marcas que estemos acostumbradas a comprar.

the-body-shop-2

Para no dejar la manicura tan simple, decidí decorarla con unos puntos: uno más grande y otro más pequeño en color rosa. Para ello, me serví de los ‘dotting tools’ de Shepora, dejé secar y apliqué el ‘top coat’, para proteger y para dar un extra de brillo.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*