Como no ir de invitada a una boda.

Hace meses os dejé un post sobre un tema bastante controvertido como es “las invitadas de blanco”. Pero esta vez tenemos el ejemplo en vivo y en directo a través de las redes y por lo tanto me he decidido a haceros un post.

Si te confunden con la novia, o al subir fotos a las redes sociales la gente piensa que es tu boda, lo siento querida, pero te has equivocado al elegir el look.

Ayer, la blogger Lovely Pepa, subía a sus redes dos fotos que creaban una gran expectación entre sus fans. Yo, que confieso la sigo solo de pasada, al principio pensé que estaba en Líbano, país de procedencia de su pareja y que habían acudido a alguna fiesta o evento, ya que el vestido al verlo por la espalda me cautivó (no así de frente, ni con los zapatos que eligió para acompañarlo) y  que firmaba su diseñador de cabecera Santos Costura

 

lovelypepa, engaged, lovelypepa wedding , lovelypepa se casa, linvitada boda,

La foto que desató los comentarios de sus seguidores

 

Numerosos fueron los comentarios de sus seguidores al pensar que esa foto formaba parte de un reportaje de boda (que bien podría serlo) ya que cumpliría casi todos los requisitos de las bodas naturales que se llevan estos años.

lovelypepa, engaged, lovelypepa wedding , lovelypepa se casa, linvitada boda, santoscostura, santos costura

Pero casi sin percatarse (o sí…) la foto anterior a esta dejaba ver sus manos entrelazadas luciendo el famoso anillo Trinity de Cartier, que muchas parejas usan como compromiso e incluso como alianzas de boda.

 

lovelypepa, engaged, lovelypepa wedding , lovelypepa se casa, linvitada boda,

 

Lo cierto es que podéis ver en los comentarios que le hacen lo que pensaban sus seguidores y os dejo la lección de “Cómo no ir a una boda”, seguido de varios consejos para detectarlo.

1- Si te felicitan por tu boda ( te has equivocado eligiendo el look).

2- Si un invitado despistado pregunta si eres la novia. ( te has equivocado eligiendo el look)

3- Si la novia al verte llora y no precisamente de emoción ( te has equivocado eligiendo el look)

 

Esto se queda en una curiosa anécdota, pero nos sirve como ejemplo a la perfección del post que os dejé hace unos meses.

¿Te ha pasado alguna vez algo similar en alguna boda?

¿Cómo te sentirías si fueses la novia?

Espero retomar el ritmo del blog, pero estamos en plena temporada y el tiempo escasea.

 

Un beso y mil gracias por leer.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*