Look and Fashion

03feb 15

‘Tuxedo is the way’

Traje, esmoquin, chaquet o como queráis llamarlo. Esa prenda compuesta por dos piezas, una de chaqueta de dos botones y pantalón a juego que daba elegancia y distinción a los hombres desde la burguesía desde el 1800, hasta la actualidad. Pero todo evoluciona y se moderniza, aunque la elegancia de esas dos piezas nunca va a ser cuestionada. Desde llevar la poco favorecedora pata de elefante, pasando por la modernización y llegando a la versión “Slim”.

 

El avance de la moda nos ha permitido que ese traje evolucione y que se adapte también a la mujer. La elegancia ha evolucionado, ha subido de nivel y ha llegado a un punto en el cual ponerse un traje es sexy. Hemos pasado del punto aburrido, a un punto donde el traje nos hace transformarnos y hace que la imagen cambie por completo.

Esa evolución vino de la mano del genio de la moda Yves Saint Laurent, cuando en el año 1966 presentaba el primer esmoquin para mujer, bautizado como “Le Smoking” y como todo lo nuevo en este mundo, fue criticado, pero el modisto sabía lo que hacía. Lauren Bacall, Bianca Jagger o Catherine Deneuve apostaron por el y no fue en vano.

Gracias al gran Yves, cada vez ha ido evolucionando más el concepto del esmoquin adaptado al cuerpo femenimo, llegando a puntos en los cuales un simple traje con la pajarita desatada, puede llegar a causar más impresión y dar una sensación de elegancia mayor que la de un vestido.

 

Aparte, la evolución sigue desde aquí. Ya no es llevar esa perfección hasta un punto tan alto, sino que es llevar la perfección hasta un punto descuidado. Un punto en el que descuidar esa estética del esmoquin, queda incluso elegante.

Vamos a dar un paso más, vamos a quitar la camisa y dejar espacio a la imaginación. Insinuar, pero sin pasarse, sin cruzar esa fina linea que separa la elegancia y la horterada pura y dura.

Las lineas siguen evolucionando, el esmoquin se sigue renovando y adaptando, dejándose ver diferentes variedades de combinaciones. Cada diseñador tiene su estilo y hacen su propia adaptación. Simplemente con los ejemplos, podréis ver a que me refiero.

Stella McCarthney, Gianfranco Ferré o incluso la Maison Saint Laurent, son las casas que han logrado romper la barrera y evolucionar. Si tenéis una ocasión especial que celebrar y no sabéis que poneros, probad a poneros un esmoquin con una camisa blanca un pelín desgarbada, una coleta y unos labios rojo Chanel, que seguro que dejáis muchas bocas mudas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

*

Newsletter ¡HOLA! Fashion

Tu e-mail:

Categorías

Comentarios recientes