El estilo rebelde y atemporal de James Dean

La irrupción de James Dean en el cine, en un momento en el que los valores de hogar y familia idílica dominaban la sociedad estadounidense, supuso una brecha en los cánones de estilo de vida imperante, así como en el prototipo masculino de postguerra de la década de los años 50.

La imagen rebelde y fresca que desprendía, unida a sus dotes interpretativas, constituyeron las bases de su repentina popularidad, convirtiéndolo en el ídolo y prototipo de los jóvenes de su generación y, tras su prematura muerte, en leyenda del cine.
James Dean con abrigo

El 30 de septiembre de 1955 el actor perdía la vida a los 24 años en un accidente, cuando conducía su Porsche plateado, al que el propio Dean apodó Little Bastard. Amante de la velocidad, un tiempo antes había rodado un anuncio de servicio público en el que advertía a los jóvenes sobre la conducción imprudente. Tras su fallecimiento se consumaba una de sus célebres frases “Hay que vivir deprisa, la muerte llega pronto”.

James Dean junto a su coche Porche

Imagen de James Dean junto a su Porsche 550 Spyder plateado

Fotografía del actor, amante de la velocidad, en un Porsche

Fotografía del actor, amante de la velocidad, posando en su icónico Porsche 356

Si algo ha caracterizado a James Dean es su estilo imperecedero dentro y fuera de la gran pantalla que, 60 años después de su muerte, es imitado aún por muchos hombres. La entrada de hoy será un breve repaso a las prendas más populares del actor, la mayoría consolidadas en el mundo de la moda gracias a las tres únicas películas que protagonizó.

Tras diversas series de televisión y un anuncio de Pepsi Cola, que podéis ver a continuación en un vídeo, el cineasta Elia Kazan le dio un papel principal en Al este del Edén (1955).

El debut cinematográfico como joven atormentado e inseguro, con el que muchos jóvenes de la época se sintieron identificados, le proporcionó un rotundo éxito. La película, ambientada en un pueblo rural de California en la Primera Guerra Mundial, muestra a un muchacho granjero que rivaliza con su hermano. La diseñadora Anna Hill Johnstone ideó un vestuario acorde con la época y que coincide con prendas que James Dean lució fuera de los rodajes, como suéters de punto o camisas.

Fotograma de James Dean en su debut cinematográfico en "Al este del Edén" (1955)

Fotograma de James Dean en su debut cinematográfico, en “Al este del Edén” (1955).

Los suéters y polos de punto eran prendas habituales del actor fuera de los rodajes.

Los suéters y polos de punto eran prendas habituales del actor fuera de los rodajes.

Dean dejó rodadas dos películas antes de su muerte. En Rebelde sin causa (1955) representa de nuevo a un adolescente díscolo, distinguido por el atuendo creado por Moss Mabry para la cinta. La icónica chaqueta de color rojo, de la que se hicieron tres copias para el rodaje, y los pantalones vaqueros que lució en algunas escenas del filme, son un ejemplo de cómo las prendas empleadas en el cine pueden influir en el curso de la moda y de las tendencias, llegando a ser símbolo de identidad de un grupo.

Años antes, actores como Elvis Presley o Marlon Brando habían marcado el aspecto masculino de la época con chaqueta de cuero negro perfecto, jeans y botas; pero el rojo, como símbolo revolucionario en la cazadora Harrington de James Dean en Rebelde sin causa, acentuó el estilo juvenil de los años 50.

Este tipo de cazadora, originariamente ideada para actividades deportivas como el golf, fue diseñada por la firma británica Baracuta en la década de los años 30. Con tejido ligero, la ausencia de costuras en el hombro, largo hasta la cintura y cremallera frontal, permite facilidad de movimiento. Incorpora, además, dos bolsillos laterales para meter las bolas de golf.

James Dean en "Rebelde sin causa" con cazadora roja

Fotograma de “Rebelde sin causa” (1955), donde aparece James Dean con su icónica cazadora.

James Dean con cazadora "perfecto" de cuero negro, prenda que popularizaron actores como Marlon Brandon o Elvis Presley.

James Dean con cazadora “perfecto” de cuero negro, prenda que popularizaron actores como Marlon Brandon o Elvis Presley.

El vestuario y el color de la ropa en Rebelde sin causa fueron elegidos con sumo cuidado por Moss Mabry para representar al personaje, inspirándose en las escuelas secundarias de la ciudad de Los Ángeles. El pantalón 101 Readers, de la marca Lee, es otra de las piezas emblemáticas que Dean luce en la película, convirtiendo los jeans en un referente de los adolescentes de los años 50, símbolo de juventud y rebeldía. Para eliminar el tono verdoso que daba el Technicolor y lograr el azul intenso que se aprecia en pantalla, se empleó una técnica en la que se humedecían los vaqueros del actor durante el rodaje. La moda vaquera proliferó incluso entre las chicas adolescentes, en una época en la que el pantalón estaba prohibido en las escuelas americanas.

James Dean posando con vaqueros

Imágenes del actor con pantalones vaqueros y botas.

No podemos olvidar la emblemática camiseta blanca de algodón con cuello redondo, empleada al principio en la década de 1910 como pieza interior por la Marina de Estados Unidos debajo del uniforme y, años más tarde, por los soldados en la Segunda Guerra Mundial. En el cine, fue popularizada por actores como James Dean o Marlon Brando, convirtiéndola en distintivo de masculinidad e impulsándola en el vestuario informal masculino de la década de 1950, siendo hoy en día una prenda coetánea.

Fotograma de la película "Rebelde sin causa".

Fotograma de la película “Rebelde sin causa”.

James Dean en su coche con camiseta

Fotografía de James Dean en su coche ataviado con una camiseta

El último largometraje protagonizado por Dean fue Gigante (1956), estrenada poco después de su fallecimiento. Marjorie Best, curtida en el diseño de westerns, un género muy popular Estados Unidos en la década de 1930, colocó a Jett Rink, personaje al que da vida el actor de Indiana, unos denim de la firma Lee Riders con cremallera oculta. El cine de Hollywood hizo que una indumentaria empleada como ropa de trabajo por los mineros fuera todo un fenómeno a la hora de vestir en el día a día.

Escena de "Gigante", último filme protagonizado por el actor, donde aparce junto a Elizabeth Taylor.

Escena de “Gigante”, último filme protagonizado por el actor, en la que aparece ataviado con pantalones vaqueros, junto a Elizabeth Taylor.

La vestimenta de James Dean en el cine ha quedado en el imaginario colectivo, siendo un ejemplo del vínculo entre la moda y el séptimo arte. Su atuendo atemporal y rebelde ha hecho que su estilo sea eterno.

¡Hasta la próxima proyección!

Fotos: IMDb, Vanity Fair, classichollywoodcentral.com,tumblr.com, cac.lilabox.org, societyclothing.com.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*