Masajes para mejorar el sistema inmune

Masajes para mejorar el sistema inmune

Los resultados de los masajes terapéuticos en el tratamiento de enfermedades y lesiones no dejan de sorprendernos. Esta técnica integrada en la fisioterapia parece casi un remedio mágico a tantas dolencias comunes. Pero la realidad es que no hay nada de mágico en la masoterapia (otro nombre por el que se conoce esta técnica), sino siglos de exploración y perfeccionamiento de esa reacción instintiva de frotar o presionar con firmeza alguna zona dolorida del cuerpo.

Evolución de la masoterapia

La evolución de la masoterapia ha permitido que hoy se conozcan más de 80 tipos de masajes efectivos en el tratamiento y la prevención de varias afecciones conocidas. Se pueden beneficiar de este tratamiento personas que padecen de estrés, tensión o dolor crónico acumulado, contracturas musculares, esguinces, problemas digestivos, linfedemas y muchas otras enfermedades.

Dentro de las aplicaciones recientes de mayor impacto del masaje terapéutico se encuentra el tratamiento de la ansiedad y el dolor derivado del padecimiento de cáncer, como podemos leer en este interesante artículo. Unido a esto se encuentran estudios recientes que apuntan a que también se podrían utilizar como mecanismo para fortalecer el sistema inmune del cuerpo.

El sistema inmune

El sistema inmune tiene una función fundamental que está asociada a la protección del organismo contra enfermedades, para lo cual identifica y neutraliza células patógenas y cancerosas. Es de esperar que todos deseemos un sistema inmune activo y bien estimulado.

El tipo de masaje que ha demostrado beneficios en este sentido es el masaje sueco, uno bastante común. Estudios realizados por investigadores de la Universidad de Emory en Atlanta mostraron que este masaje aumentaba los niveles de citoquinas proinflamatorias, las cuales ayudan en la activación del sistema inmune. A partir de estos resultados biológicos medibles es que se divulgan los efectos positivos del masaje sueco para la mejora del sistema inmune.

Y como si fuese poco, además de ayudar a nuestro sistema inmune a mejorar sus defensas contra la gripe y el catarro, esta técnica también demostró que reduce el estrés y mejora la circulación sanguínea del cuerpo. Cualquiera de estos masajes con fines terapéuticos siempre debe ser realizado por profesionales cualificados, de lo contrario los efectos pueden no ser los deseados.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*