De Nueva York a Londres (pasando por París) en un peinado: el moño

Un único peinado, pero siete formas de interpretarlo. El ‘street style’ se rinde a la comodidad del moño en todas sus versiones: alto y deshecho, pulido, doble, ‘half-up’… no te pierdas paso a paso las claves del recogido de la temporada

Ya has retomado el trabajo, las clases, el gimnasio y, en definitiva, esa rutina maratoniana habitual con la que también vuelven ellas: las prisas. Lucir perfecta en cuestión de minutos es nuestro objetivo diario, sobre todo en cuestión de pelo, procurando que el tiempo invertido en él sea siempre inversamente proporcional al resultado: menos minutos, aspecto impecable. Puse bien, echando un ojo a las diferentes Semanas de la Moda que se han venido celebrando desde principios de verano, era difícil no fijarse en que había una constante entre muchas de sus invitadas: el moño. El recogido exprés por excelencia se colaba así como la auténtica estrella beauty de la temporada, eso sí, reinterpretándose de 7 formas distintas, ¿las conoces todas? ¡Toma nota!

moño_entrada

¡Moños arriba! Ese podría ser el grito de guerra de las it-girls de más de medio mundo —y de muchas de nosotras en nuestra vida diaria—, quienes no dudan en recoger el cabello en un moño effortless que se alza estoicamente en lo alto de la coronilla. Todo hay que decirlo, este moño se nos da de maravilla, sobre todo en su versión undone —o ligeramente despeinado—. Práctico y cómodo hasta la saciedad, este peinado es un canto a la naturalidad y a la rapidez en la ejecución: simplemente tendrás que hacerte una coleta sin ayuda de cepillo, enrollarla —esto puedes hacerlo con todo el cabello o dividiéndolo en dos para adquierir la forma que buscas— sujetarla dejando que sobresalga alguna punta y, acto seguido, soltar algunos mechones laterales dándole un toque personal.

moño_alto_1 moño_alto_2

Si bajamos un poco la altura de nuestro recogido y lo interpretamos en versión pulida, nos encontraremos con otro de los peinados más socorridos de la historia: el moño de bailarina. En un alarde de sofisticación, son muchas las mujeres que optan por este peinado clásico que nos permite retirar todo el pelo de la cara y presumir de belleza natural. La opción más rápida para conseguir el ballerina bun es peinar el pelo pegándolo al cráneo —podéis ayudaros con productos fijadores— y hacer una coleta a la altura a la que queráis el moño. Acto seguido, enroscad la coleta sobre sí misma y, posteriormente, alrededor de la goma. Sujetad con horquillas, ¡y listo!

moño_medio_pulido

Al igual que sucedía con el top knot o moño alto, el moño de bailarina también tiene una cara effortless, en la que luce más suelto y natural, ligeramente despeinado y, en muchas ocasiones, presumiendo de cabello ondulado.

moño_medio_messy

Y del moño a media cabeza damos paso al moño bajo, aquel que se sostiene a la altura de la nuca y que supone otro de los recogidos last minute por excelencia, tan sencillo de hacer como el anterior. Con raya al medio, con flequillo o sin el, en clave XS para las melenas midi… ¡no hay nada que se le resista al peinado más sencillo de todos! ¿Entre sus virtudes? Sin duda cuenta con ser un recogido todoterreno, apto tanto para el día como para la noche, para completar un look híper-elegante o un estilismo puramente casual.

moño_bajo_II moño_bajo_1

A esa misma altura, pero a medio camino entre la coleta y el moño, se encontraría la coleta looped o en bucle, una alternativa cómoda, fácil de realizar, versátil y con un halo urban chic de lo más magnético. Para lograr este resultado, tras darle previamente textura al cabello, debemos hacer un “amago” de coleta baja del que no extraeremos todo el pelo, sino que lo dejaremos sujeto a modo de pequeño moño. Acto seguido, enrollaremos las puntas que nos han quedado sueltas alrededor de la goma, consiguiendo generar el aspecto de un moño.

moño_coleta

¿Que no quieres recoger todo el pelo? ¡No hay problema! Para eso está el half up bun el auténtico protagonista del verano y, sin duda alguna, uno de los peinados más socorridos de puertas para adentro de casa. Pues bien, el peinado más funcional y desenfadado —apto además para todo tipo de melena y corte de rostro—, consiste básicamente en un semirecogido de lo más relajado, terminado en un moño a la altura de la coronilla. Eso sí, recuerda adaptar la altura del moño al corte de tu cara. Si tienes el rostro alargado nada mejor que colocar el moño a la altura de la coronilla y dar volumen a los mechones laterales —lo mismo que si tienes el cabello demasiado fino—. En caso de que tu cara sea más redondeada, súbelo a la parte más alta de la cabeza con un acabado tirante. Y si eres de las que luce un rostro ovalado, cualquiera de las dos será factible.

moño_half

Por último, el que ya se ha convertido en el recogido predilecto de la it-girl Chiara Ferragni: el doble moño. Ver dos moños chignon en lo alto de su cabeza divididos por una raya al medio ya comienza a ser una tónica habitual en la italiana, que busca con ellos aportar a su imagen una estética más grunge. Hacerlos es más sencillo de lo que crees, únicamente divide tu cabellera a la mitad y haz dos coletas en lo alto. Enrolla cada una a modo de twist, enróscalas sobre sí mismas sujetándolas con la ayuda de unas horquillas ¡y ya estarás lista!

moños_doble

¿Has probado ya todos estos moños? ¿Cuál de ellos es tu favorito?

 

 

 

 

 

Imágenes por cortesía de Collage Vintage, Sandra Semburg, Diego Zuko e Icíar J. Carrasco.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*