‘Ballet trend’: 20 Faldas de tul para despedir el año

Volverás a creer en los vestuarios de fantasía gracias a las faldas de tul y su esencia de ‘prima ballerina’

Me gusta el ballet porque puedes apreciar la belleza del cuerpo humano. Es la misma sensación que inspira la moda. Así de rotunda se mostraba en sus declaraciones Carine Roitfeld, directora de CR Fashion-Book. Y es que a pocos les pasa desapercibido el fervor por la danza clásica y su evocador universo, convirtiéndose en refugio de muchos diseñadores e inspiración del street style más grácil de la temporada. El mundo hiper-estético del ballet se reinventa así nada más pisar las aceras, manteniendo como esencia esa dulce melancolía que le es innata. ¿Su prenda más característica? Las faldas de tul en largos mini y midi.

 tul_entree

Érase una vez una temporada en la que los armarios nadaban entre mares de tul, las trendsetters danzaban por las calles y el vuelo de un tutú hacía las delicias de fotógrafos ávidos de nuevo material. Desde luego, es indiscutible que las faldas de tul parecen recién salidas de escena, y ya que tenemos que bajar el telón del año 2014, ¿qué mejor que hacerlo a modo de cuento con final feliz? En este repaso por los mejores estilismos a bordo de una falda de tul, era imposible no comenzar con ella, la ficticia mujer responsable de este boom: Carrie Bradshaw. Sus faldas emulando tutús inspiraron a toda una generación de ballerinas que soñaban con deslizarse al igual que ella por las avenidas neoyorquinas.

 tul_bradshaw

De forma más o menos arriesgada, la calle ha abrazado con ganas una tendencia que no es fácil de versionar hasta conseguir un estilismo de diez. Podemos ver que, entre sus faldas predilectas, se decantan por los blancos, los tonos empolvados y el rosa. Los cortes, más allá de las minifaldas, titilan a media pierna acariciando las rodillas. Encaramadas a tacones de vértigo, todas ellas hacen de los tops de encaje o de las prendas de punto sus mejores aliados. Destacar mi vertiente predilecta, la rockera, que contrapone a la dulzura de una falda el halo rockero de una buena cazadora biker. Por otro lado, la tendencia backlace se muestra de lo más inspiradora, con un colgante deslizándose por una espalda descubierta.

 tul_clasico_1 tul_clasico_2

Y de los colores clásicos pasamos al negro más sobrio, con concesiones al gris plomo. Además de faldas midi, en este caso se da la presencia de alguna minifalda, que no duda acompañarse de medias negras tupidas. Nuevamente, camisetas casual, jerséis de punto y cropped tops se ciñen a las cinturas marcándolas al máximo y buscando, así también, el contrapunto más desenfadado a una falda de altos vuelos. A la hora de abrigarte, nada mejor que apostar por una blazer o una cazadora perfecto, intentando que armonice con el conjunto y aporte un toque más cosmopolita.

 tul_oscura_1 tul_oscura_3 tul_oscura_2

Si las faldas monocromáticas os parecen demasiado sosas, este año encontraréis modelos embellecidos que apuestan por apliques, bordados y pedrería cosida al tul. En estos casos es recomendable ceder todo el protagonismo a la falda, aunándola a un jersey uniforme que no le reste ni un ápice de atención.

 tul_embellecidas

El street style más osado se atreve con modelos maxi que alcanzan el suelo, teñidos de tonalidades dan dulces como el rosa o tan vibrantes como el rojo Valentino. En este caso, la labor de rebajar el tono a una falda que suscita semejante pomposidad no es tan difícil como parece, apostando en su conjunto por prendas desenfadadas como camisetas básicas, cazadoras biker o tops puramente casual. En el caso de que busquéis un toque sutil o un decorado con fantasía, nada mejor que apostar por los tejidos ricos y elaborados de los tops embellecidos.

 tul_maxi_1 tul_maxi_2

Por último, la combinación más arriesgada no apta para tímidas y que a día de hoy sigue suscitando controversia: la falda de tul sobre pantalón. Si alguien ha contribuido a expandir la creencia de que la combinación de falda y pantalón es divertida, atractiva y polivalente, esas son las it-girls Leandra Medine y Yasmine Sewell, a quien vemos en estas imágenes. Pantalones vaqueros y negros ultra-estrechos son sus mejores aliados a la hora de superponer minifaldas y modelos midi. Entre sus combinaciones predilectas, el tul y las transparencias en negro, bajo camisetas y jerséis oversize. ¡Ahí es nada!

 tul_jeans

Y si os habéis quedado con ganas de apostar por un estilismo único para dar la bienvenida al nuevo año, no os perdáis este shopping plagado de tules y organzas, listo para que os mováis con ligeros pasos de baile.

 tul_shopping

1. Falda de tul a media pierna, de Asos (51, 43 €); 2. Maxifalda negra, de Chicwish (48, 78 €); 3. Falda semitransparente, de Chloé (C.P.V.); 4. Falda midi negra, de Bailey 44 (140 €); 5. Minifalda de organza y tul, de Chicwish (27, 85 €); 6. Modelo Cordelia embellecido, de Coast (160 €); 7. Falda rosa con largo midi, de H&M (29, 99 €); 8. Falda de tul estilo bailarina, de Alberta Ferretti (C.PV.); 9. Modelo metalizado, de Coast (160 €); 10. Modelo embellecido, de Alice + Olivia (570 €).

 

Espero que os haya gustado esta selección de prendas y ‘looks’. Por mi parte, me despido ya hasta mañana. Bisous!

 

Imágenes por cortesía de Diego Zuko, Vanessa Jackman, Who What Wear y Collage Vintage.

1 comentario sobre: “‘Ballet trend’: 20 Faldas de tul para despedir el año”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*