El principio

¡Hola! Por fin me he decidido, pero lo mejor será que empiece por el principio, que por algo así se titula el ‘post’. Hace mucho tiempo que me empecé a dar cuenta que sentía un especial interés por los pintauñas. Cuando era pequeña, veía como a la hora de la siesta mi madre aprovechaba para relajarse, tomarse un café (solo y sin azúcar), ponerse crema en las manos y pintar

Continúa leyendo