Forest…

No puedo evitarlo, es ver un bosque y es meterme de cabeza en él. Un gran gran privilegio es vivir lejos de la ciudad, lejos pero a la vez cerca, ya que en unos 20 minutos puedo estar en Barcelona. Pero que bien me siento cuando abro la puerta de casa y lo único que oigo son los pájaros, veo montañas en cualquier punto y tengo un bosque precioso en

Continúa leyendo