Piel de serpiente (1960)

Hay que tener una gran personalidad para vestir animal print. Desde siempre parece que nos han inculcado que llevar animal print es hortera. Siempre que he visto alguna prenda con el consabido print de leopardo (y aquí incluyo aquella deliciosa gabardina que devolví en unas rebajas por una crítica de un familiar) me siento tentada a probármela. Es un estampado que transforma a quién lo lleva. Puedes llevar un look

Continúa leyendo