¡De boda!

Hay momentos en la vida en los que te das cuenta de que, aunque tú te ves absolutamente divina, no puedes ignorar que el tiempo pasa …. uno de esos momentos es cuando empiezan a invitarte a las bodas de las hijas de tus amigas … ¡Oh ….. Dios ….. mío!!! (jajajajajaja), de amigas de esas de las que no te acuerdas de no haberlas conocido (tal y como dijo

Continúa leyendo