Taggy de la guarda

¿Os acordáis cuando, cada vez que nos pasaba algo bueno, las madres nos decían: eso es porque tienes un ángel de la guarda? Claro, luego creces y te preguntas where the fucking fuck está el maldito ángel cuando te tropiezas hasta con una piedra. Yo incluso me lo pregunto cuando se me cuela esa molesta chinita en el zapato que no te deja ni caminar, pero ese es otro tema…

Lo que en realidad pasa no es que lo hayamos perdido ni que nos haya abandonado, sino que tenemos que volver a encontrarlo. Cuando yo me puse a ello, no fue tarea fácil, sin embargo, luego descubrí que el ángel ahora iba de moderno y alternativo,  y  por ello se hacía llamar Taggy.

Pero este nuevo Taggy no se puede coger uno sin más y agenciártelo, para que realmente sea tuyo te tienen que obsequiar con un TAG (Tu Ángel de la Guarda). La filosofía de estos TAG surge de la idea de que regalar los angelitos de la guarda es una forma de recordar lo que nos queremos, de saber que podemos contar los unos con los otros y, de alguna manera, estar siempre unidos.

Estos pequeños seres alados pueden llegar en forma de pulsera, colgante, gemelos, anillos, etc., de Plata de Ley de 925 con un baño de rodio que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. Pero lo importante de la joya no es sólo el diseño en sí, sino lo que significa que te la regalen. Por ello todas ellas van acompañadas de una tarjeta que explica este concepto.

Cuando se recibe un angelito, llega en una pequeña cajita a casa, la cual contiene el TAG. Dentro de ella se encuentra la joya y  la  carta personalizada. En ella, como un manual de instrucciones de la criatura, se explica lo que significa recibir un Taggy, pero no quién lo envía. Entonces, drama, te entras los nervios, los sudores, no sabes qué hacer y no atinas a abrochar el Taggy mientras das vueltas a la cabeza intentando averiguar el remitente.

Cuando consigues centrarte y terminar de leer la tarjeta, descubres que debes introducir  el código personal que aparece escrito en el papel en la sección “He recibido un Taggy” de la web (www.tuangeldelaguarda.es), de donde salió la compra. Una vez introducido el código podrás leer tu dedicatoria personal.

Y así, vuelves a recuperar la confianza de esa tradición que te unirá a alguien para siempre (y ayudarte a que no se te cuelen más chinitas en el zapato).

Take care,

La Otra Horma Del Zapato

11 comentarios sobre:
“Taggy de la guarda”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*