Manolo Blahnik: Magia en los pies

Los zapatos de este español son delicia y codicia de millones de mujeres.

Manolo Blahnik nació en Canarias, el 27 de noviembre de 1942. Su nombre es ni más ni menos que una de las marcas de calzado más distinguidas del mundo.

Hijo de padre checo y de madre canaria, Manolo estudió arquitectura y literatura en Ginebra, sin embargo pronto se mudó a París para estudiar arte y en 1970 se instaló en Londres donde comenzó a trabajar como fotógrafo en el Sunday Time. Las amistades que le brindó ese oficio lo hicieron toparse con Diana Vreeland, editora de Vogue USA, quien fue gran impulsora de la carrera de Blahnik.

zapatos

En 1973, el creador se hace dueño de “Zapata”, su primera tienda y un año más tarde aparece en la portada de Vogue Inglaterra; el éxito del diseñador se dispara y en 1978 abre su primera casa en Nueva York

Manolo ha trabajado para diseñadores como Calvin Klein, John Galliano, Bill Blass, Carolina Herrera y Oscar de la Renta, entre otros. En el año 2000 sella una gran carrera con la aparición de sus modelos en la serie norteamericana “Sex and the City”.

Sin duda algo encantador tienen los calzados de este español como para que la misma Madonna declare que los Manolos “son mejores que el sexo”. Y claro que lo tienen. Lo más valioso de andar en unos Blahnik es saber que su proceso de fabricación es minucioso y artesanal.

Una vez realizado el prototipo del zapato, éste es destinado a la fábrica en Parabiago, Italia, donde pasa por 50 procesos de producción. Esto hace posible confeccionar sólo 80 pares al día. Tal dedicación, que vale por la calidad de los ejemplares, genera abultadas listas de espera de clientas que pueden aguardar semanas hasta tener en sus manos las codiciadas piezas.

Los zapatos Manolo Blahnik, sensuales, femeninos y glamurosos se han convertido en objeto de deseo de reconocidas figuras del espectáculo y de las clases más pudientes del mundo.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*