Piel de serpiente (1960)

Hay que tener una gran personalidad para vestir animal print. Desde siempre parece que nos han inculcado que llevar animal print es hortera. Siempre que he visto alguna prenda con el consabido print de leopardo (y aquí incluyo aquella deliciosa gabardina que devolví en unas rebajas por una crítica de un familiar) me siento tentada a probármela. Es un estampado que transforma a quién lo lleva. Puedes llevar un look básico, quizá en negros o marrones, y animarlo con un detalle de leopardo, cebra, pitón,…

Últimamente estamos viendo en escaparates y pasarelas muchos diseños basados en este estampado. Diseñadores como Manolo Blahnik o Isabel Marant y sus famosas sneakers se han rendido a los encantos del animal print, la firma Coach tiene unos deliciosos abriguitos de leopardo (Emma Roberts ya ha sido vista vistiendo la famosa prenda). De hecho, incluso la gran Carrie Bradshaw durante la primera temporada de la serie Sexo en Nueva York vestía uno de estos abrigos. Por tanto me pregunto, ¿qué nos pasa que aún no hemos sucumbido masivamente a esta moda?

Imagen de Hola.com

A veces es complicado seguir una moda que aparece en el imaginario colectivo como digna de la estética de Crocodile Dundee. Pero como todos sabemos: menos es más, hemos de arriesgar en los pequeños detalles. Un foulard, unos salones, un bolso, la funda del móvil o la montura de unas gafas de sol pueden ayudarnos a introducirnos sutilmente en una tendencia que, como las rayas marineras, nunca pasa de moda.

Soy fan acérrima de Marlon Brando. Hace años pude ver en la Filmoteca Española una de sus películas más desconocidas.  El título original del film era The Fugitive Kind y en España se tradujo como Piel de serpiente,  lo recuerdo siempre con el apodo del personaje que Marlon interpretó, “SnakeSkin”. Esta película de Lumet era una adaptación de una obra de Tennesse Williams en la que Brando interpretaba a un músico errático que continuamente cambiaba de residencia por sus problemas con la justicia. En un determinado momento para en un pueblo, Two Rivers, encuentra trabajo en una tienda de ultramarinos regentada por Anna Magnani (de esta gran actriz os hablaré otro día) mientras comienza un flirteo con una joven alcohólica (interpretada por Joanne Woodward).

La película causó en mí tal fascinación que inmediatamente “tuve” que comprarme una cazadora de estampado de serpiente como la que luce Marlon.

Os dejo un fragmento de la película para que podáis ver lo bien que le sentaba a Brando el estampado serpiente.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*