¿Cómo ha cambiado la moda española en los últimos 30 años?

España celebra este año su 30º aniversario de ingreso en la Unión Europea. En estas tres décadas hemos pasado de ser un país despertando a la democracia a ser un ejemplo consolidado que se permite el lujo de repetir elecciones.

Pero como no hablo nunca de política en este blog, ni pretendo hacerlo, vamos a enfocar este tema con la idea de descubrir cómo ha cambiado la moda española en los últimos treinta años. ¿Qué ha pasado durante todo este tiempo?

Todo el mundo mira a Galicia y el milagro de Inditex: Zara ha revolucionado el mundo de la moda en estos últimos 30 años. © Zara

Todo el mundo mira a Galicia y el milagro de Inditex: Zara ha revolucionado el mundo de la moda en estos últimos 30 años. © Zara

Despedimos los 70 con el hundimiento de las grandes firmas españolas ahogadas por el impuesto que el gobierno español impone al lujo en 1974 (cuentan que como venganza por una mala actitud) y que se llevó por delante a las grandes firmas. Pocos fueron los que consiguieron subsistir y, pese a todo, Manuel Pertegaz, por poner un ejemplo, tuvo que cerrar sus salones. Dijimos adiós a Flora Villarreal, Pedro Rodríguez, Lino o Herrera y Ollero. Pero abríamos la puerta a un nuevo lenguaje que daría mucho qué hablar.

Los 80 nacieron marcados por la democracia y la Movida, un movimiento que cobijó a nombres que poco a poco se fueron haciendo un hueco en nuestra historia: Alvarado o Francis Montesinos fueron buenos ejemplos, pero no podemos olvidar que en aquella época también vieron la luz firmas como  Manuel Piña o Sybilla, dos nombres de los que todavía se sigue hablando (de hecho, esta última ha vuelto a resurgir en los últimos años retomando otra vez las riendas de su casa).

La famosa camisa de Antonio Alvarado para 'La ley del deseo'. El diseñador fue un clásico en las primera películas de Pedro Almodóvar. © D.R.

La famosa camisa de Antonio Alvarado para ‘La ley del deseo’. El diseñador fue un clásico en las primera películas de Pedro Almodóvar. © D.R.

Pero no sólo eso. Con la nueva apertura que vivimos y la nueva sociedad de consumo que se empezaba a gestar empezó la revolución española en el mundo de la moda. Si bien es cierto que Fortuny y Balenciaga aparecen con letras de oro en la historia del sector, no lo es menos que Zara ha marcado un antes y un después en el sistema mundial.

El planteamiento de producción desarrollado en Arteixo por los chicos de Amancio Ortega consiguió consolidar a nuestro país como una verdadera referencia en lo que se vino a llamar el fast-fashion. Nadie puede competir con el emporio Inditex (Bershka, Pull & Bear, Zara, Massimo Dutti, Oysho…) y todos toman nota de los pasos que da. Si con el maestro de Getaria y el genio hispano-italiano la gente miraba a París y Venecia, con Ortega el mundo admiraba a Galicia.

Y es que en esa región se creó un importante tejido textil donde nombres como Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Purificación García o Bimba & Lola empezaron a sonar a todo el mundo y se convirtieron en una referencia de estilo.

El hombre también se ha incorporado como cliente al mundo de la moda. © Zara

El hombre también se ha incorporado como cliente al mundo de la moda. © Zara

Sumémosle a eso el nacimiento en aquellos años de la Pasarela Cibeles en una pista de circo y daremos con el cóctel que ha conseguido que nuestro país sea una verdadera potencia de moda. Nombres como Roberto Torretta, Miguel Palacio, Ángel Schlesser, Davidelfin, Amaya Arzuaga o Ana Locking son soló un variado ejemplo de firmas que empezaron a ser populares en el panorama cultural español y que comenzó a crear un interés por la moda y a acrecentar nuestra demanda de ella.

Estos últimos 30 años además hemos visto cómo las revistas de moda, tanto para él como para ella, han empezado a ocupar cada vez más espacio en los quioscos y así, en estos momentos, son uno de los grandes pilares: de Telva a Vogue pasando por Elle, Marie Claire, Cosmpolitan, Glamour o Harper’s Bazaar, de DT o GQ a Esquire o L’Officielle Homme.

© Vogue

Cindy Crawford fue la primera portada de Vogue España, aparecida en 1988. © Vogue

Y no sólo eso, España ha conseguido ser también una referencia en el aspecto cultural de la moda, con grandes exposiciones y, sobre todo, un museo único prácticamente en su especie: el Museo del Traje, considerado por los expertos como uno de los centros más importantes del mundo en lo que respecta a historia de la indumentaria y ‘el más bello’ según el mismísimo Hubert de Givenchy.

Nos hemos vuelto más exigentes, demandamos cada vez más moda y hasta el hombre (algo impensable hace 30 años) se ha convertido en un cliente principal. ¿Cómo hemos cambiado? Mucho, lo suficiente para ser una referencia. Ahí es nada.

P.D. Y tú, ¿recuerdas cómo vestías en los 80? ¿Y en los 90? Compártelo en la web www.comohemoscambiado.eu o en Twitter e Instagram bajo el hashtag #comohemoscambiado y apúntate a la celebración de los 30 años de España en la Unión Europea.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*