¿Cómo elegir el mejor cóctel de España?

Los cocteleros son los nuevos chefs. De hecho, sólo les falta un programa de televisión (o varios) para pasar a convertirse en estrellas mediáticas. Consiguen mover a gente a sus barras y ya hay varios que se han hecho todo un nombre. El último es Santiago Ortiz, un experto que viene del mundo del diseño que ha acabado ganando The Mixing Star de Disaronno, uno de los premios más destacados de nuestro país.

Nosotros también tuvimos nuestro momento como cocteleros. © D.R.

Nosotros también tuvimos nuestro momento como cocteleros. © D.R.

Pero, ¿cómo elegir un buen cóctel? A priori parece fácil. Sin más, deja que fluya el líquido por tu garganta y decide con tus papilas gustativas. Pero no. Eso es sólo el principio. Como en la moda, la ropa no basta con verla en una percha: hay que verla en movimiento.

Santiago Ortiz, ganador de The Mixing Star, con bata blanca y gafas, al más puro estilo Balenciaga. © D.R.

Santiago Ortiz, ganador de The Mixing Star, con bata blanca y gafas, al más puro estilo Balenciaga. © D.R.

Y para eso nos convocó Disaronno en Barcelona a Miguel Carrizo, Rodrigo Taramona y a un servidor. Para ayudar en la elección del mejor coctelero que, como un diseñador, tiene que defender su colección no sólo en el burro, sino también sobre la pasarela. Porque, al igual que en la costura, la puesta en escena, el desfile es fundamental. Esa performance a medio camino entre el show comercial y la intervención artística tiene mucho que ver en el resultado final. Y Ortiz lo hizo muy bien.

Disaronno, el ingrediente clave. © D.R.

Disaronno, el ingrediente clave. © D.R.

Para empezar, nos planteó toda una historia que se inspiraba en la leyenda de Disaronno, donde la pintura y las tradiciones locales tienen mucho que ver. A partir de ahí, hizo que participáramos del cóctel interviniendo en la puesta en escena, pintando nuestro lienzo y degustando unas pequeñas tapas que nos ayudarían a sacarle mayor partido a Luni, su cóctel. Y clavó el tiempo. Todo parecía que lo tenía milimétricamente decidido y es que, como en la moda, las salidas de más o de menos pueden arruinar toda una colección.

El último toque para conseguir Luni, el cóctel con el que ganó The Mixing Star de Disaronno. © D.R.

El último toque para conseguir Luni, el cóctel con el que ganó The Mixing Star de Disaronno. © D.R.

Elegante, sencillo por fuera y complicado por dentro y con mucha personalidad, como una creación de Balenciaga,  Luni resultaba un trago exquisito donde la masculinidad se daba la mano con la seda. La potencia del principio daba paso a una sensación muy agradable que marcó nuestra decisión.

Ortiz cumplió con lo que se esperaba de él y tuvo su premio.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*