Dieta sana: evita los alimentos procesados

Todas, en algún momento de nuestra vida nos hemos propuesto llevar una vida más sana. Comer bien, hacer ejercicio con regularidad…buenos propósitos que si no convertimos en hábitos quedan en nada.

A mí siempre me ha gustado cuidarme mucho. Hago ejercicio casi a diario (en este post ya te recomendé el pilates) y trato de seguir buenos hábitos alimenticios. No busco una dieta milagro para mi operación bikini ni nada similar, simplemente, trato de comer bien durante todo el año.

Precisamente, en los últimos meses, estoy poniendo mi foco sobre la comida que consumo habitualmente y he tomado la decisión de evitar (en la medida de lo posible) los alimentos procesados. La dieta sin alimentos procesados y/o las basadas en alimentos ecológicos está en el centro del debate. Algunos famosos tienen la culpa (o, más bien, el mérito) de que se hable de este tipo de alimentación más sana. Uno de ellos es Messi. El futbolista argentino del F.C. Barcelona ha cambiado radicalmente sus hábitos alimenticios optando por una dieta basada en alimentos ecológicos reduciendo y limitando el consumo de otros alimentos manipulados (puedes leer más sobre esta dieta de Messi en este enlace publicado en miriammartaandrescalleja.wordpress.com).

Verduras frescas

¿Qué son los alimentos procesados?

Los alimentos procesados son aquellos que han sido tratos o modificados mediante procesos físicos y/o químicos con el fin de mejorar su conservación o características como el sabor, aroma, color, textura…

Uno de los principales inconvenientes de este tipo de productos es que durante su procesado se modifica la composición nutricional dejando de ser un alimento fresco y natural. Durante el tratamiento, algunos de estos alimentos pierden contenido de agua, de fibra…y aumentan su densidad calórica. Los productos en conserva (las latas de toda la vida) sufren una importante pérdida de minerales (potasio, magnesio y calcio) así como de vitaminas. Por contra, se aumenta su cantidad de sodio y todos sabemos que el exceso de sal no es bueno para nuestro sistema circulatorio.

¿Y las comidas preelaboradas?

Es muy común que en algunos supermercados y grandes superficies se puedan encontrar una gran variedad de comidas preelaboradas. Para gente que no sabe cocinar o que las utiliza por falta de tiempo o para salir de un apuro, pueden ser una opción fácil y rápida pero este tipo de alimentos contienen añadidos como sodio, azúcar y grasas que no estarían presentes en comidas elaboradas por nosotros mismos.

Así que, en resumen, y de manera general se podría decir que estas comidas son menos naturales, pierden parte de sus propiedades naturales y ganan en azúcares y calorías.

Alimentos procesados que deberías evitar

Hay personas quienes llevan al extremo su filosofía de no comer ningún alimento procesado de igual manera que otras personas recurren a una dieta vegetariana o vegetariana estricta (vegana). Esta es una opción ideal pero complicada de poner en práctica para mucha gente.

Yo aquí te listo algunos de estos alimentos procesados que deberías evitar siempre y cuando te sea posible. No te aportan nada positivo para tu organismo más allá de que su sabor te guste.

  • Refrescos. Básicamente, estas bebidas son azúcares en forma líquida. Aún en sus versiones “light” deberías limitar su consumo tanto como te sea posible.
  • Comidas empaquetadas con más de 5 ingredientes. Normalmente, este tipo de comida incluyen aditivos, conservantes y otros productos no naturales que tu cuerpo no necesita. Además de alto contenido en sodio y azúcares.
  • Aceites refinados como el de girasol o las margarinas.
  • Cereales azucarados.
  • Productos lácteos pasteurizados y desnatados. Recurre a otro tipo de bebidas como leche de soja, de almendra o zumos naturales.
  • Salsas preparadas como el ketchup o las típicas salsas de yogur y similares la listas para añadir a los platos.
  • Pan de molde
  • Carnes procesadas como el bacón, salchichas…
  • Endulzantes o edulcorantes artificiales. Por ejemplo, puedes sustituir el consumo de sacarina por otros edulcorantes como al estevia.

Aumenta el consumo de hortalizas

Mi recomendación, que yo misma estoy poniendo en práctica, es optar por el consumo de alimentos frescos y naturales cocinando en casa siempre que me sea posible. Además de más vegetales y frutas de temporada, estoy intentando consumir más alimentos como el hígado, caldos de pollo y pescado caseros, productos del mar frescos (como mejillones y almejas) y comidas con probióticos como el chucrut. Además, también he incrementado mi consumo de agua. En este artículo del blog A trendy life se explican los grandes beneficios del consumo de agua. Con estas simples recomendaciones puedes conseguir importantes mejoras en tu salud tal y como cuenta Estanislao Berruezo en un artículo donde comparte su propia experiencia.

Cambiar los hábitos y rutinas alimentarias es un proceso complicado pero se puede seguir una dieta mucho más sana y natural de manera sencilla y siguiendo unos pocos consejos. A nivel de salud merece mucho la pena el esfuerzo y, si lo complementamos con una vida más activa, estaremos mucho mejor por dentro y por fuera.

____

* Todas las imágenes utilizadas pertenecen al banco de imágenes gratuitas y libres de pixabay.com/es. Más en facebook.com/miriammarta.andrescalleja

3 comentarios sobre:
“Dieta sana: evita los alimentos procesados”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*