Mejora tu cuerpo con el Pilates

Seguro que muchas de vosotras habéis escuchado muchas maravillas acerca del Pilates. Posiblemente, todas ciertas. En este artículo explico los grandes beneficios que reporta esta actividad así como algún punto negativo (que también existe) sobre la misma basándome en mi propia experiencia.

Pero lo mejor es comenzar por el principio…

¿Qué es el Pilates?

Pilates

El Pilates es un método de trabajo creado por Joseph H. Pilates a principios de los años 20 y junto al Yoga, es quizá, uno de los sistemas de entrenamiento más utilizado para combatir el estrés tras un notable incremento de su popularidad en los últimos años. Que grandes personalidades como Sharon Stone, Jennifer Aniston o Madonna se hayan confesado practicantes de Pilates ha conseguido ser un importante impulso para que más gente se haya acercado al mismo.

Este sistema de entrenamiento combina tradiciones orientales y occidentales y se basa en la práctica de 34 ejercicios básicos (de los cuales surgen infinidad de combinaciones y ampliaciones pudiéndose crear rutinas de más de 500 ejercicios) realizados de manera intensa produciendo cambios muy efectivos en nuestra musculatura.

Estos ejercicios anaeróbicos tienen como objetivo mejorar la tonificación, fuerza y flexibilidad de nuestro cuerpo. No se trata de un deporte basado ni fundamentado en un consumo alto de calorías pero, como todo ejercicio, también consigue aumentar nuestro gasto energético y nos ayuda a mantener nuestra línea.

Todos los movimientos son suaves, lentos y fluidos. Gracias a la respiración, se tiene total control durante todo el ejercicio por lo que no se produce ningún gesto violento ni incontrolado minimizando cualquier riesgo de lesión.

Los principios fundamentales del pilates son: control, concentración, fluidez, precisión y respiración.

Los beneficios del Pilates

Llegamos ya al punto con el que inicié este post: los beneficios obtenidos de la práctica de esta actividad.

Sin duda, el primer y más importante beneficio que se deriva de una práctica regular del Pilates es una mayor conciencia sobre nuestro propio cuerpo. Una de las primeras cosas que se aprende es a disociar los movimientos para activar la parte del cuerpo correspondiente lo que nos permite adquirir un enorme control sobre nuestro propio cuerpo.

Más visible es la mejora en el tono muscular. El trabajo del core (región abdominal y lumbar, principalmente) es muy fuerte lo que nos ayuda a mejorar nuestra musculatura en esta región consiguiendo una figura más estilizada y la corrección de malos hábitos posturales.

Si, tuviera que utilizar un solo argumento para convencer a alguien de por qué practicar Pilates, sería este. Un core fuerte es básico para prevenir y reducir dolores tan comunes como los de espalda así como otras lesiones musculares. Yo misma me inicié por esto, y debo reconocer que me ha sentado muy bien. Además, supone el contrapunto perfecto para combinarlo con unas rutinas más activas como las que suelo practicar y que te cuento en este artículo miriammartaandrescalleja.blogs.elle.es.

Los movimientos suaves, el control de la respiración y la concentración que exige suponen una gran terapia antiestrés. Además, como buena actividad anaeróbica, el Pilates refuerza nuestra fuerza y mejora aspectos como la flexibilidad, agilidad y coordinación.

El método Pilates también es excelente para trabajar el suelo pélvico algo que repercute  positivamente en nuestra vida sexual y que también es muy recomendable tanto en mujeres embarazadas como después del parto.

Pero no todo es bueno: inconvenientes del Pilates

Si bien los beneficios obtenidos por la práctica de esta actividad son, como hemos comentado, numerosos, algunos inconvenientes también se pueden encontrar.

Uno de los mayores problemas que tiene para mí es que se puede hacer aburrido al principio. Yo, estoy acostumbrada a practicar otros deportes más dinámicos y variados y acostumbrarme a este método se me hizo complicado. Lo bueno es que, con un par de sesiones a la semana es más que suficiente por lo que es muy fácil combinarlo con otras actividades minimizando esta sensación de monotonía.

Otro inconveniente es que se necesitan aparatos específicos para realizar correctamente los ejercicios si bien existe otra modalidad sin aparatos más básica (y económica). Sí, se puede practicar en casa con una simple esterilla y un par de accesorios (unas bandas de fuerza y una pelota) pero es algo que solo recomendaría para gente ya iniciada en su práctica. Para principiantes o gente totalmente nueva en este ejercicio, las clases en un gimnasio o con un entrenador personal son imprescindibles para contar con todos los materiales necesarios.

Tampoco quiero que quede la idea de que iniciarse en el Pilates es caro, ni mucho menos. Una inscripción en un gimnasio puede situarse en unos 40 euros/mes (basándome en la zona en la que yo vivo) y siempre se puede recurrir a la compra de los materiales mencionados y seguir unos tutoriales en Youtube (que los hay y bastante buenos) para una práctica “low-cost”. Esta sería la única inversión a realizar junto a la ropa deportiva y zapatillas pero este es un gasto que, al menos yo, hago de muy buen grado. Me encanta la ropa de deporte y cada vez hay más donde elegir como se puede comprobar en este artículo de laurinsbcn.

Dicho todo esto, ¿te animas a apuntarte a unas sesiones?

1 comentario sobre: “Mejora tu cuerpo con el Pilates”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*