Welsh Christmas time… Boxing Day

Os deseo tanta suerte como gotas tiene el océano

tanta alegría como rayos tiene el sol

y tanto amor como estrellas tiene el cielo.

¡Hola! ¡Muy buenas!

¿Cómo ha ido esa Nochebuena? Me respondo yo sola. ¡¡Súper mega bien!! ¿Verdad?

La mía también ha estado bastante bien, aunque como ya os conté, algo lejos de casa.

Cierto es que me pasé el día hablando con mi madre y mis sobrinos por teléfono. ¡Qué menos!

Escuchar a mi madre a través del teléfono no tiene precio. Me hace sentirla tan cerca que me da tranquilidad y la felicidad que me falta por estar lejos.

Mi primo Fran, que siempre se acuerda de los que estamos fuera, me mandó un montón de fotos de todos juntos durante la cena. Y es que, en mi casa, es tradición que nos juntemos toda la familia al estilo de los gitanos. Mis padres, mis hermanos, mis sobrinos, mi cuñado, mis tíos, mis primos y… si tú pasas un día por allí, pues bienvenido serás.

Este año lo celebraron en casa de mi primo Jose Mari, que vive justo en frente de mi casa.

Mis sobrinos estaban guapísimos. Si algo tengo que decir de mi hermana Sonia, es que a parte de ser una súper madraza, tiene un estilo vistiendo a sus hijos que más de una revista le ofrecería un blog para que escribiera sobre cómo vestir a los niños siguiendo las tendencias y adaptándolas a la personalidad de los hijos. ¡Estaban preciosos! Nicolás ya tiene cinco años y Luca dos y medio. Parece que fue ayer cuando nacieron… ¡Cómo pasa el tiempo!

Mi Nochebuena también estuvo muy bien. La pasé en mi casa con mi hermana Sandra y un amigo de Coimbra, Portugal. Decidimos cocinar nosotros mismos y la verdad es que todo salió sobre ruedas. Mi hermana se encargó de los platos principales y yo de los entrantes y el postre. Mi amigo trajo una rosca portuguesa llamada Bolo Rainha, vino Porto y vino español, un reserva delicioso… Además tuvo el detalle de convertirse en nuestro Santa Claus y regalarnos unas fragancias de L’occitane. Una marca de belleza bastante potente que se encarga de la venta de productos naturales. La mía era de Orquídea y la de mi hermana de Acacia.

Orquídea para personas delicadas y Acacia para aquellas con personalidad fuerte… – Eso fue lo que dijo…

Desvistiéndos para vestirse by L'occitane

Eau de Toilette by L’occitane

Desvistiéndose para vestirse by L'occitane

Eau de Toilette Néroli & Orchidée by L’occitane
(http://fr.loccitane.com/eau-de-toilette-n%C3%A9roli-orchid%C3%A9e,74,1,58955,541367.htm)

Desvistiéndos para vestirse by L'occitane

Desvistiéndose para vestirse by L'occitane Acacia

Eau de Toilette Fleur d’Or & Acacia by L’occitane
(http://fr.loccitane.com/eau-de-toilette-fleur-d’or-acacia,74,1,24967,821524.htm#s=24693)

Me decidí hacer un Bolo de mousse de chocolate ¡¡portugués!! Uma receita portuguesa…. Uma perdiçao… Eso sí, SIN GLUTEN… ya que soy celíaca.

Os dejo la receta para los que os gusta probar cosas nuevas. Deciros que es una tarta excepcional porque no resulta pesada al llevar sólo 40 gramos de harina. El resto son huevos, chocolate y azúcar. Además si lo hacéis con harina sin gluten, el dulce será siempre más ligero para vuestro estómago. Os paso la receta para una tarta para toda la familia.

Desvistiéndote para vestirte BOLO CHOCOLATE

BOLO DE MOUSSE DE CHOCOLATE
http://viajardemochilaascostas.blogspot.pt/2013/01/bolo-de-mousse-de-chocolate.html#comment-form

8 huevos

200 gramos de azúcar

200 gramos de mantequilla

300 gramos de chocolate negro (preferiblemente en tableta)

40 gramos de harina

Un chupito de algún licor: Amaretto, Whisky, Ron, Brandy…

Un puñado de almendras o nueces partidas en trocitos pequeños (no molidas)

Separad las claras de las yemas. Batid las ocho yemas muy bien y añadirle justo después los 200 gramos de azúcar.

Por otro lado, derretid los 300 gramos de chocolate negro con 200 gramos de mantequilla, al baño María (yo no lo hice así pero igualmente me salió un chocolate delicioso). Cuando el chocolate y la mantequilla se hayan derretido totalmente y se hayan mezclado a la perfección, añadidle un puñado de almendras o nueces trituradas a mano o a máquina (nunca molidas), para que se puedan masticar. Procurad, si lo trituráis a mano, que los trozos sean pequeñitos. Echadle seguidamente un chupito de algún licor que os guste (casi siempre elijo algún tipo de brandy, aunque esta vez lo hice con Amaretto).

Mientras se enfría el chocolate, batid las claras a punto de nieve. Lo podéis hacer a mano o a máquina. Si lo hacéis a mano (como fue mi caso), añadidle una pizca de sal para que os queden de lujo. Como truco, sólo deciros que dividáis las ocho claras en dos boles diferentes para que no os cueste tanto llegar al punto de nieve. Si tenéis alguna máquina para hacerlo, perfecto.

Añadid el chocolate, con la mantequilla, las almendras y el licor, a la mezcla de las yemas y el azúcar. Dadle vueltas hasta que todo esté mezclado. Echad, a continuación, las claras a punto de nieve y, con una cuchara de palo, le dáis vuelta despacio. No lo batáis porque entonces estropearéis el toque de las claras a punto de nieve. Es suficiente con mezclarlo todo a base de vueltas con la cuchara.

Untad el recipiente que vayáis a utilizar como mantequilla y espolvoreadlo con un poco de cacao en polvo (Cola-cao o Nesquick podría valer si se os ha olvidado comprar chocolate en polvo). Echad toda la masa en el recipiente y ponedlo en el horno precalentado, a 180 grados durante 25 minutos.

Cuando esté hecho, dejadlo que se enfríe. Para entonces, sólo faltará que lo cubráis con un delicioso y espeso chocolates hecho a base de chocolate negro y mantequilla o bien, a base de Nocilla (Nutella por aquí) con mantequilla y ¡listo!

Me quedó delicioso. Fue muy fácil y rápido de hacer y a todos nos gustó mucho.

Hicimos una cena española-portuguesa. Obviamos los típicos mince pies o Christmas pudding que la gente suele tomar por estas tierras. A mí no me gustan nada y creo que a mi hermana y a mi amigo todavía le gustan menos.

Por si no lo sabéis, la Nochebuena aquí no existe, no celebran nada. Para ellos, es una noche como cualquier otra. Los británicos celebran en cambio, Christmas Day, es decir, el día de Navidad (con su regalo de Santa Claus, por supuesto) y el llamado Boxing Day, que resulta ser… hoy.

Boxing Day para los británicos significa borrachera y comienzo de rebajas, aunque tenga una historia detrás. No es un día familiar donde se cene o se hagan cosas en familia. Para eso ya está el Christmas Day (25 de diciembre). Pasado ese día, ya no hay más familia que exista ni más navidades. El resto es para gastar en rebajas y fiestas por la noche hasta el 1 de enero. A partir de este día, las islas británcias se desiertan de gente y todo se V-A-C-Í-A en mayúsculas. La llamada cuesta de Enero, aquí pesa muchíiiiiiiiiisimo. Tanto, que el primer enero que pasé aquí, me pareció súper triste.

Es un país tan excesivamente consumista, que el mes de diciembre, las tiendas y la hostelería buscan personal a mansalva para contratar durante un mes. El personal de un restaurante por ejemplo, puede llegar a trabajar entre 50 y 60 horas a la semana, consiguiendo unas propinas que más bien parece la paga doble de los funcionarios. Las tiendas abren todo el día durante horas y horas, de lunes a domingo y sin descanso. Y lo más increíble, es que todos los días de diciembre, vayas a la hora que vayas, el centro de cualquier ciudad está a tope de gente. Los centros comerciales a rebosar, las cafeterías casi sin hueco, los resturantes hasta arriba y la gente con bolsas y bolsas que demuestran un full day de shopping.

Así que hoy, 26 de diciembre, comienzan las rebajas en todo el Reino Unido… ¡y qué rebajas!

Boxing Day, también significa jornada navideña de la Premier League. Los aficionados al fútbol suelen colmar los estadios de fútbol de Inglaterra vestidos con gorros de Papá Noel. Momentos dignos de fotografiar.

Boxing Day ha sido siempre sinónimo de día de donaciones y ayudas a las charities. Aunque si tengo que decir la verdad, ya son pocos los que se acuerdan de que éste es su verdadero significado.

Así que hoy es Boxing Day, ayer fue Christmas Day y antes de ayer, Nochebuena.

Por cierto, que el día 24 hizo un frío enorme. Después, por la madrugada estuvo lloviendo toda la noche y todo el día siguiente… Sin comenarios a la oscuridad de todos estos días de invierno británico ¡Qué triste!

Y más triste aún, después de haber leído el post de Helen Lindes “Unas Navidades diferentes en Lanzarote” (http://blog.hola.com/helenlindes/2015/12/unas-navidades-diferentes-en-lanzarote/), en donde nos cuenta que Navidad en canario suena a manga corta y sandalias… ¡Increíble!

Pues nada más. Espero que Santa Claus haya llegado a vuestros hogares, aunque ya sé que todos los de por ahí (yo me incluyo) esperáis que pasen los Reyes Magos, que siempre se portan mejor.

De momento, Santa se ha acordado de mí y aparte de mi perfume de Orquídeas de L’occitane, mi amigo italiano, el hombre que huele a Armani, nos regaló a mi hermana y a mí un dulce típico italiano llamado Panettone, un egg cup de Santa Claus (vasos típicos para comerse los huevos pasados por agua) y una postal navideña.

Desvistiéndos para vestirse by Santa Claus

Pannetone & Santa’s Egg cup

Desvistiéndos para vestirse by Santa Claus

Os dejo, también, algunas fotos del #lookgalés de las calles de Cardiff. Su Christmas market (el mercado de Navidad) es algo excepcional y mucha gente de los alrededores se pasa estos días por la capital galesa para verlo. La Bahía también está preciosa y los restaurantes de la zona compiten en decoración navideña.

Christmas Market in Cardiff, Wales. (Mercado de Navidad en Cardiff, Gales)

Christmas Market in Cardiff, Wales.
(Mercado de Navidad en Cardiff, Gales)

Desvistiéndote para vestirte Cardiff 2 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 3 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 4 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 5 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 6 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 7 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 8 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 9 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 10 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 11 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 12 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 13 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 14 Desvistiéndote para vestirte Cardiff 15

Espero que disfrutéis de este penúltimo fin de semana del año 2015. Yo me voy a disfrutar un poco del Boxing Day, que aquí es una hora menos y todavía no ha empezado el sábado noche.

Nos vemos la semana que viene antes de Nochevieja. ¡A cuidarse y a disfrutar!

¡Muak!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*